El Comercio

Trabajos ayer en las naves de Construcciones San Bernardo.
Trabajos ayer en las naves de Construcciones San Bernardo. / P. UCHA

Detienen en Laviada a una indigente tras agredir a un policía

  • La mujer merodeaba por una nave donde se están realizando trabajos de demolición y fue vista amenazando con una navaja a otra transeúnte

Los incidentes protagonizados por los indigentes que viven en las naves abandonadas de Laviada y frecuentan los servicios asistenciales de la zona no paran de sucederse. Ayer por la tarde una mujer fue detenida tras agredir a un agente del Cuerpo Nacional de Policía que acudió a identificarla.

Todo empezó con la llamada al 091 de uno de los operarios que están realizando trabajos de adecuación interior en las naves propiedad de Construcciones San Bernardo, que se corresponden con la dirección calle diario El Comercio números 4 y 10 y donde ya se habían realizado previamente labores de demolición.

La presencia de esta indigente merodeando por las naves fue interpretada como amenazante, ya que la mujer agredió hace quince días a un obrero del mismo tajo. Un hecho por el que la víctima interpuso la correspondiente denuncia en la Comisaría de Moreda.

Sin embargo, el verdadero motivo de la llamada a la Policía Nacional fue para evitar males mayores, porque esta mujer sin techo fue vista amenazando con una navaja a Sonia U. E, la joven que ha sido detenida en las últimas tres semanas dos veces y que ayer mismo volvía a quedar en libertad tras pasar a disposición judicial. El primer arresto de Sonia fue por agredir al párroco de Nuestra Señora de Begoña, Fidel Gil, y el segundo el pasado lunes por colarse por una ventana al interior de las naves tapiadas de lo que era Vulcanizados Trancho.

Sin embargo, no fue ella ayer quien se fue engrilletada a los calabozos. Cuando una patrulla policial se personó en el lugar esta segunda transeúnte estaba sola y al pedirle que se identificara agredió a uno de los agentes. No se encontró la navaja que supuestamente llevaba consigo.