El Comercio

Oposición y sindicatos piden aplazar la subasta de Naval Gijón hasta que se resuelva el PGO

  • Apuntan a la indefinición de los usos del solar, la nueva ubicación de la Semana Negra y el futuro de los trabajadores del antiguo astillero

La intención del consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Gijón de sacar a la venta, mediante el procedimiento de subasta, la antigua concesión de Naval Gijón ha cogido por sorpresa a los grupos de la oposición municipal y a los sindicatos, que coinciden en la necesidad de aplazar ese proceso a la vista de tres asuntos que afectan a los terrenos del antiguo astillero y que no están resueltos. El primero sería el correspondiente a los usos y aprovechamientos que se puedan dar al solar, habida cuenta de que todavía no se ha aprobado de forma definitiva el Plan General de Ordenación (PGO). Otro asunto pendiente sería la futura ubicación de la Semana Negra, que en las últimas ediciones se desarrolla en parte en los terrenos afectados por la subasta. El tercero, y no menos importante, pasaría por el futuro de los 44 trabajadores despedidos de Naval Gijón y que reclaman se respete el acuerdo alcanzado para el expediente de regulación de empleo y que pasaba por su recolocación.

Con esos frentes abiertos, el concejal portavoz del equipo de gobierno, Fernando Couto, indicó ayer que «a la ciudad lo que le importa es tener el PGO y que esos suelos tengan el uso que pretendemos, es decir oficinas, hosteleros, uso terciario y comercial». Recordó que esa zona está llamada a ser «un amplio espacio para disfrute de los gijoneses. Con la creación de las estaciones, está previsto que el eje de la ciudad se desplazará un poco hacia el Este».

Pero no lo ven tan fácil desde los grupos de la oposición, que llaman la atención por «la premura» con la que parece que la Autoridad Portuaria de Gijón pretende hacer caja con los terrenos del antiguo astillero. El portavoz socialista, José María Pérez, explica que era sabido que el Puerto de Gijón pondría esos terrenos a la venta. «Supongo que valorarán si en este momento se pueden vender, porque el PGO no está aprobado y los usos y aprovechamientos del terreno no están cerrados». Igualmente, explica que «Puertos del Estado presiona al puerto para la venta, pero ¿se trata de una decisión formal de venta o de un análisis de si conviene en este momento, dada la incertidumbre?».

Pérez también hizo referencia a la Semana Negra y acusó al equipo de gobierno de «mirar para otro lado» cuando en el verano de 2015 se le instó a encontrar una ubicación definitiva para el certamen. «El equipo de gobierno no abordó el problema, que se irá agravando», apuntó.

También crítico se mostró el portavoz de Xixón Sí Puede, Mario Suárez del Fueyo, quien recordó que hay una reunión pendiente con Pequeños y Medianos Astilleros en Reconversión (Pymar) para abordar el problema de los trabajadores de Naval Gijón y llamó la atención sobre la necesidad de aprobar el PGO para definir los usos de los terrenos afectados, aunque se preguntó: «¿Qué objetivo tiene esta subasta si no se puede edificar? ¿Quién lo va a comprar? Son terrenos no urbanizables, lo que es una contradicción en sí misma».

«No especular»

Por ello, se mostró partidario de que antes de que se proceda a la venta del solar se «resuelvan los problemas pendientes». Lo que tiene claro es que, «mientras Xixón Sí Puede tenga la capacidad de forzar una mayoría, no permitiremos especular con esos terrenos, que serían una avanzadilla porque luego irían el resto».

Aurelio Martín, portavoz de IU, cree que «hay que intentar congelar la operación hasta ver cómo se resuelven todos los temas. El Ayuntamiento ha de influir en el consejo de administración para consensuar los temas y que no se trate de un asunto de hechos consumados». Explica que «no se deben tomar ahora decisiones que puedan complicar la toma de decisiones sobre los trabajadores de Naval Gijón, la Semana Negra y el PGO. Hay que pedir al puerto que no apresure los tiempos innecesariamente».

También habla de «premura» el concejal de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola, quien indicó que «era factible que pudiera pasar, pero no de forma tan imprevista» y también se mostró partidario de buscar soluciones a los asuntos pendientes antes de dar por cerrada la operación.

El secretario comarcal de CC OO en Gijón, Víctor Manuel Roza, tampoco ocultó su sorpresa por la decisión del Puerto de Gijón y explicó que «hay muchas cosas que solucionar antes de decidir algo». Indicó que hoy habrá una reunión del sindicato para analizar esta iniciativa de los responsables portuarios ya que la semana pasada tuvieron un encuentro con ediles del equipo de gobierno y no fueron informados al respecto.