El Comercio

C. B. L., ayer, en el juicio.
C. B. L., ayer, en el juicio. / UCHA

«Es todo un montaje para quitarme la custodia de mi hija»

  • El acusado de enviar a familiares y compañeros conversaciones de índole sexual de su mujer con un amante negó en el juicio los hechos

«Es totalmente falso que yo haya enviado esos mensajes, es todo un montaje para quitarme la custodia compartida de nuestra hija». C. B. L., el hombre acusado de haber difundido mensajes sexuales del teléfono de su exmujer entre familiares, compañeros y conocidos negó ayer rotundamente durante la vista oral celebrada en el Penal 1 ser autor del delito de revelación de secretos que se le imputa y por el que la fiscalía pide para él una condena de dos años y medio de prisión.

Los hechos que han acabado con los excónyuges en una sala de vistas ocurrieron en febrero de 2014 cuando el acusado, supuestamente, se apropió del teléfono móvil de su pareja y, empleando una aplicación informática, restauró conversaciones de 'whatsapp' con un amante y que ya habían sido borradas del dispositivo. Esas conversaciones, en las que se leían frases de alto contenido sexual, como «Te voy a follar encima de la mesa», fueron, presuntamente enviadas por correo electrónico al entorno de la que aún era su esposa.

«Leí unos mensajes de otro hombre porque ella me pidió que le cogiese el teléfono para ver los mensajes de unos amigos con los que habíamos quedado; al principio creí que se habían equivocado de destinatario, pero al día siguiente ella mismo me dijo que tenía una relación con otro hombre y que quería separarse», explicó C. B. L. Su versión fue radicalmente opuesta a la ofrecida por su exesposa, quien declaró ante el juez en calidad de testigo. «Me cogió el móvil sin que yo me enterase y envió todas las conversaciones a mis compañeros y a mi familia, me dijo que era una puta y una loca y que iba a humillarme», relató la denunciante, que tiene también un procedimiento judicial abierto en el juzgado de Violencia de Género por los supuestos malos tratos psicológicos que sufrió de su exmarido.

Varios meses en denunciar

La mujer tardó varios meses en presentar la denuncia por «vergüenza». «Quise esperar un poco para recuperarme porque fue todo muy bochornoso y no era capaz de enfrentarme a ello», relató. El juicio quedó visto para sentencia. La acusación particular solicita tres años de prisión y una multa de 18 meses a tres euros diarios, así como una indemnización de 3.000 euros.

La fiscalía reclama una pena de prisión de dos años y seis meses, y la defensa, por su parte, la libre absolución, además de anunciar que recurrirá a la Audiencia por «irregularidades» en el proceso. El abogado solicitó durante la vista oral la nulidad del juicio -que le fue denegada- al considerar que se cometieron «irregularidades en la investigación policial, en la fase de instrucción y en la vista».