El Comercio

El 65% de las mujeres maltratadas no llega a denunciar nunca a su agresor

Marcelo Palacios hizo subir al estrado a las azafatas para agradecer su trabajo durante el IX Congreso Mundial de Bioética.
Marcelo Palacios hizo subir al estrado a las azafatas para agradecer su trabajo durante el IX Congreso Mundial de Bioética. / AURELIO FLÓREZ
  • El Principado amplía el protocolo sanitario de atención a las víctimas porque considera que los 500 partes anuales «son solo la punta del iceberg»

120 millones de mujeres han sido violadas. 200 millones, mutiladas genitalmente. 700 millones, casadas de niñas. En España, ahora mismo, hay 16.862 niñas de entre cero y 14 años en riesgo de ser sometidas a un matrimonio forzado. En España, ahora mismo, se contabilizan 34 feminicidios. El último, el de Stefani María, de 26 años, asesinada por su expareja en un pueblo sevillano justo cuando comenzaba el IX Congreso Mundial de Bioética que desde el lunes analiza en el recinto ferial Luis Adaro las violencias contra las mujeres.

Fue Begoña Piñero, presidenta de la Tertulia Feminista Les Comadres, la encargada de leer los datos compilados en las conclusiones de tres días de intensos debates. Tres jornadas en las que, según explicó el máximo organizador, el presidente de la Sociedad Internacional de Bioética, Marcelo Palacios, «se ha demostrado que la violencia contra las mujeres va en aumento».

Tanto que, relató Begoña Piñero, «los expertos coinciden en que el 65% de la violencia que se ejerce permanece oculta porque no se denuncia». Lo que lleva a pedir, una vez más, «un pacto de Estado para frenar esta lacra». En el listado de peticiones, el IX Congreso Mundial de Bioética concluye que es necesario «que el legislador incorpore la perspectiva de género en la elaboración de las leyes, y el sistema jurídico en su aplicación».

Durante las ponencias de los expertos, se coincidió en la necesidad de contar con «oficinas forenses especializadas en víctimas de violencia machista», así como la «formación específica de todos los profesionales que intervienen en el proceso».

En el repaso a lo sucedido en estos tres días, no se olvidaron los autores de las conclusiones de los medios de comunicación. Directamente, «colaboradores» de la trata de personas, con la publicación de anuncios de prostitución. Y se critica la búsqueda de justificaciones para los asesinos «estaba en paro, deprimido, bebía...» en lugar de apuntar a, fijan las conclusiones, «a la verdadera causa: la desigualdad».

Perspectiva de género

Por eso, los expertos se muestran unánimes al pedir «educación en igualdad», algo de que lo que el profesorado asturiano «está convencido», dijo Juan José Lera, portavoz del Centro de Profesores y Recursos Gijón-Oriente. Junto a él, participó en el cierre de las jornadas el secretario de la Academia de la Llingua, Roberto González. Entró él de lleno en la polémica mantenida recientemente por académicos de la Real Academia de la Lengua. «La perspectiva de género es imprescindible en la lengua», zanjó.

Una perspectiva que defendió, en todos los órdenes, el consejero de Sanidad. Francisco del Busto, encargado de clausurar el IX Congreso y convocar una nueva cita para 2018, «centrada en el medio ambiente», respaldó la tesis del agravamiento del problema. «Nuestros profesionales emiten cada año a los juzgados 500 partes de lesiones a mujeres. Nos tememos que esas cifras son solo la punta del iceberg».

Por ese motivo, anunció Del Busto la ampliación del protocolo, así como la incorporación «de pediatras para el seguimiento de las menores». Todo para acabar, dijo, «con esta vergüenza de una sociedad que no puede llamarse avanzada».