El Comercio

'Marea rosa' a la orilla del mar

fotogalería

Cicloturistas congregados en la plaza del Instituto antes de iniciar la 'marcha rosa' por las calles del centro.

  • Más de un centenar de gijoneses participan en la marcha ciclista convocada para sensibilizar a la sociedad sobre el cáncer de mama

El corazón de la ciudad se tiñó de rosa ayer en señal de apoyo a los enfermos de cáncer de mama. El tumor más frecuente entre las mujeres, pero que también afecta a un pequeño porcentaje de hombres. La Unión de Comerciantes, el colectivo 30 Días en Bici y el gimnasio Altafit aunaron fuerzas para organizar una jornada festiva, así como de concienciación. La plaza del Instituto fue el punto de encuentro del más de un centenar de participantes en la marcha ciclista 'Súmate al rosa'.

Aficionados a la bici de todas las edades quisieron mostrar su apoyo a las personas que padecen esta clase de cáncer, así como a sus allegados. Es el caso de la familia formada por Isaac Fernández, Ascen San Abdón y sus hijos, Irene y Álvaro, de diez y cinco años, para quienes era su primera vez en esta ruta solidaria a pedales. «Me parece una iniciativa estupenda para sensibilizar a la gente; es un tirón de orejas a la sociedad para que pensemos», indicó la madre.

En silla y tándem

A pesar de su corta edad, Julia, de tres años, también participó en la 'marcha rosa'. Lo hizo a bordo de la bici de su padre, Ángel Menéndez, en una silla infantil. «Me parece muy bien. Tienen que hacer más veces estas cosas», aseguró este gijonés. Era su estreno y el de su mujer, Loli Loredo, en la ruta contra el cáncer de mama, aunque ya habían tomado parte en otras actividades cicloturistas. El Parchís se llenó de bicis de toda clase y condición.

Algunos, incluso, acudieron en tándem, como Víctor Andrade y María José Trapiello. Extremeño y gijonesa que son habituales en las rutas organizadas por 30 Días en Bici. En esta ocasión, les acompañaba su amiga Sonia García, que se mostró encantada con la actividad. «Ahora que está tan de moda el deporte, llama más a la gente», señaló. «No son incompatibles», apuntó Andrade en referencia al ejercicio y la sensibilización sobre la repercusión del cáncer de mama. Los cicloturistas partieron de la plaza del Instituto guiados por voluntarios ataviados con chaleco azul para distinguirse de la gran mancha rosa que recorrió algunas de las calles más céntricas.

Los participantes en la marcha, así como numerosos paseantes que presenciaron tan llamativa concentración, contribuyeron con la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), que habilitó una carpa informativa en el lugar de encuentro. En ella, repartieron pañuelos rosas a todos aquellos que los solicitaron a cambio de aportar un donativo voluntario. El dinero recaudado de esta manera y con la venta de las gafas de sol diseñadas para la 'Semana rosa' se destinará a costear las actividades que organiza la junta provincial de la AECC. Su presidenta, Margarita Fuente, subrayó que actos como éste son esenciales «porque no está de más insistir en la necesidad de prestar apoyo», dado que «muchas personas están pasando por esto y hay que recaudar fondos para la investigación». Además, puso de manifiesto que era «impresionante el apoyo encontrado», que certificaba la propagación de este mensaje solidario para con los enfermos.

Por su parte, la vicepresidenta, Margarita Collado, resaltó que la AECC había conseguido la 'marea rosa' que quería. «Estamos emocionados porque el trabajo ha dado sus frutos», declaró. Asimismo, hizo hincapié en que iniciativas de este tipo ayudan a concienciar a la población para que se someta a las pruebas de detección precoz, algo vital para reducir la mortalidad. Collado puso de relieve que las iniciativas que lleva a cabo la asociación son «complementos a lo que ofrece la sanidad pública».