El Comercio

Cabueñes, segundo hospital asturiano con menos camas por habitante

Cabueñes, segundo hospital asturiano con menos camas por habitante
  • Con 453 plazas operativas es, junto al de Arriondas, el centro hospitalario con menor capacidad para pacientes ingresados. Con la reforma tendrá 115 más

En Cabueñes es habitual tener que recurrir a las camas supletorias para poder dar atención a todos los pacientes que necesitan ser ingresados. Buena parte del año sus habitaciones son ocupadas por tres camas y las salas individuales reconvertidas en dobles. Esto provoca, según se indica en el plan de necesidades elaborado en el marco del proyecto de ampliación del hospital, problemas para trabajar debido a la falta de espacio en las habitaciones. El mismo trabajo, en este caso el Plan Funcional, revela una de las causas de por qué Cabueñes sufre esa mayor saturación, que tantas protestas y críticas genera por parte de usuarios y trabajadores. Y es porque es el segundo hospital con menor número de camas de Asturias por habitante.

Junto a Arriondas, el hospital público gijonés es el que tiene menos capacidad para albergar pacientes en sus plantas de hospitalización. Cabueñes tiene instaladas 467 camas, de las que están operativas 453. Eso hace que alcance una ratio de 1,91 camas funcionantes por cada mil habitantes. Se sitúa por la cola junto a Arriondas, con 1,82 plazas por cada mil habitantes. Eso hace, a su vez, que la tasa de ocupación sea una de las más altas: 90,6% de media frente al 81%, por ejemplo, que posee el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

En la red hospitalaria asturiana, el centro con mejor promedio en capacidad hotelera no es, como cabría esperar, el HUCA. El primer lugar corresponde a un hospital comarcal, el de Cangas de Narcea. Sus apenas 103 plazas de ingresos le dejan un promedio de 3,75 camas por mil habitantes, un promedio que relega a La Cadellada, a pesar de tener un millar de camas, a un segundo puesto.

Con el proyecto de ampliación que tiene en marcha la Consejería de Sanidad, la situación cambiará. Cabueñes pasará a disponer de 115 camas más, lo que permitirá oxigenar sus plantas y esponjar sus habitaciones. Los trabajadores llevan más de una década denunciando que Cabueñes se ha quedado pequeño. Y quedó pequeño a pesar de que en 2003 e incluso en 2011, cuando se llevó a cabo la última remodelación (la construcción del edificio de hemodinámica), se procedió a reformar las instalaciones.

Mayor confort

Es más, el plan de ampliación ahora en marcha no preveía en un principio la incorporación de más camas. El proyecto, que se inició en la legislatura pasada acabó siendo modificado para incorporar más dotación de ingresos en hospitalización. Fue en noviembre de 2015, cuando el actual consejero de Sanidad, Francisco del Busto, terminó por confirmar el cambio. Cabueñes contaría con 115 camas más y pasaría a disponer de 550 plazas para ingresos. El plan funcional de la obra hace especial hincapié en la necesidad de reconfigurar el complejo sanitario para atender las nuevas necesidades. «El envejecimiento de la población, y por tanto el presumible incremento de la dependencia, hace necesario que todas las áreas de hospitalización, y máxime las de tipo convencional dispongan de la tipología que facilite la atención a este tipo de pacientes. Se deben mejorar las condiciones de confortabilidad en cuanto al número de camas por habitación de hospitalización, que han de ser para capacidad para una y dos camas», especifica el documento que sienta las bases al proyecto y en el que han trabajado unos 200 profesionales durante los últimos meses.

El hospital de referencia del área V atiende a una población de 301.103 personas. Para la primera fase, prevista entre 2017 y 2019, se destinarán unos 33 millones de euros de los que 24 estarán destinados a obras y los nueve restantes para los equipamientos. El proyecto, tal y como avanzó EL COMERCIO, prevé modificar los accesos así como la puerta de entrada, que volverá a ser la que durante décadas funcionó en el área de consultas externas. La redacción del proyecto básico de la fase I, para la que hay disponible casi un millón de euros, está en fase de licitación.