El Comercio

«La salud mental es la gran olvidada», dicen los expertos

Momento de la sesión pública de la Asociación de Psicodrama celebrada ayer en la Laboral.
Momento de la sesión pública de la Asociación de Psicodrama celebrada ayer en la Laboral. / P. CITOULA
  • La Asociación Española de Psicodrama cerró en Laboral su XXXI Congreso con el aviso de que «los jóvenes repiten roles de violencia sexista»

No se conocían, pero no tuvieron problema en hablar ante el grupo que les rodeaba. Más de una veintena de personas, en su mayoría mujeres, dedicaron la mañana dominical a participar en una sesión de terapia comunal y pública. La organizada por la Asociación Española de Psicodrama y que sirvió para cerrar su XXXI Congreso Nacional, el que desde el viernes celebraron en Laboral Ciudad de la Cultura.

La cita, que en 2017 tendrá como sede Lisboa, «aprovechando el Congreso Iberoamericano que se celebra allí», se celebró por primera vez en Asturias y sirvió para dar a conocer en la región una especialidad, el psicodrama, «que aún no está muy implantada en la región». Un escaso peso extensivo a todas las patologías mentales.

«La salud mental es la gran olvidada». Así lo aseguró Raquel López, una de las organizadores e integrante, a su vez, del Instituto Asturiano de Psicodrama, que tiene como sede Gijón. Formado por expertos en salud mental, «pero que tienen que recibir, además, tres años de formación específica en psicodrama», el ente que aglutina a los expertos en esta terapia defiende el tratamiento «por sus grandes beneficios».

En una sociedad «cada vez más individualista», recibir una terapia grupal hace «que el paciente vea que no está solo. Una sola sesión no cura, pero reconforta», explicó López.

Víctimas de maltrato

Y como muestra, la última actuación colectiva desarrollada en Asturias. Fue entre un grupo de desempleados. «Como drama es acción e interpretar, les hicimos representar una escena de cómo trabajaban, cómo se sentían y, a partir de ahí, analizar los puntos a mejorar», aseveró la psicodramatista.

Algo muy similar realizaron con las víctimas de violencia machista. «A ellas les ayuda muchísimo descubrir que no son las únicas que sufren este problema, que no les ha ocurrido por algo que ellas hayan hecho, sino que se trata de un reflejo del patriarcado que sigue marcando los roles de la sociedad». Una sociedad en la que, advirtieron los expertos llegados a Gijón, «los jóvenes están repitiendo los roles de violencia sexista». Porque el XXXI Congreso Nacional estuvo dedicado al psicodrama y género.

Durante tres días, psicólogos y terapeutas analizaron la agresividad, el género y los roles, se pusieron sobre la mesa experiencias como la realizada en la Casa Malva, el único centro español de atención integral a las víctimas de maltrato y que está abierto en Gijón, o las recibidas en los centros de salud mental.

Para Raquel López, la violencia machista no quedará erradicada «hasta que no se modifique la estructura de la sociedad y no se eduque en igualdad». Asegura que, en estos momentos, la enseñanza en igualdad «no es transversal, se limita a realizar talleres y poco más». Carencia que choca «con todos los mensajes sexistas de la música, internet y los medios», lamentó.