El Comercio

La fiscal Berta Fernández.
La fiscal Berta Fernández. / PIÑA

La fiscal del caso sufrió un sabotaje en su edificio

El portal de la vivienda de la fiscal Berta Fernández, que ejerció la acusación pública en el juicio de 'los nueve del Jovellanos', sufrió un atentado en la madrugada del 3 de octubre, justo el día en el que arrancaba la vista oral. La puerta amaneció ese día cerrada por fuera con varias bridas de precintar, lo que imposibilitaba a los vecinos abandonar el edificio. La primera en percatarse del sabotaje fue la propia familia de la fiscal al tratar de salir a primera hora de la mañana.

Los afectados comprobaron que no se podía abrir la puerta desde dentro. En un primer momento, consideraron que podría tratarse de un problema con el mecanismo de la apertura, pero a los pocos minutos se dieron cuenta de que la puerta estaba bloqueada con cinchas desde la parte exterior. Varias personas desde fuera consiguieron cortar los utensilios empleados durante la madrugada para dejar inutilizado el portal e impedir que los vecinos del edificio pudiesen abandonarlo.

Fernández no presentó denuncia en Comisaría. Pero la Brigada de Información inició una investigación para esclarecer estos hechos. Las primeras pesquisas apuntaron a que podría tratarse de un intento de sabotaje para que la representante del ministerio fiscal llegase tarde al juicio. Un extremo que no se produjo, ya que la vista oral se retrasó una hora a petición de una de las abogadas de la defensa.