El Comercio

Las 30 obras más esperadas por los barrios

Calle Río de Oro, donde los vecinos quieren un bulevar.
Calle Río de Oro, donde los vecinos quieren un bulevar. / Paloma Ucha.
  • La federación vecinal reclama que se ejecuten los proyectos aprobados por los consejos de distrito

Piden al Ayuntamiento que se tome en serio el papel de los consejos de distrito, los órganos mediante los que se articula la participación de vecinos, colectivos y entidades en la gestión de los servicios municipales. Los representantes de la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAV) de la zona urbana lanzaron un ultimátum la semana pasada: reclaman la agilización de los proyectos aprobados por los barrios antes de que acabe el año. En caso contrario, dejarán de formar parte de todas las herramientas de participación.

Según los últimos informes entregados por el Ayuntamiento a la FAV, más de una treintena de iniciativas aprobadas por los consejos de distrito entre 2013 y 2015 no han sido ejecutadas; algunas incluso a pesar de haber sido presupuestadas. Las últimas noticias acerca del seguimiento de los proyectos corresponden a los pasados meses de marzo y abril. Desde entonces, no han vuelto a tener conocimiento de su estado, tal y como explicó el presidente de la FAV, Adrián Arias. Las razones ofrecidas por el Ayuntamiento para justificar el estancamiento de las propuestas son de diversa índole.

La limpieza del estanque situado en el parque de Isabel la Católica es un proyecto que los vecinos reclaman desde hace tres años. Se realizaron dos estudios: uno de lodos y otro relativo a la fauna acuática. Pero, al no haberse aprobado el presupuesto municipal, no existe una partida asignada para ejecutarlo.

Otro proyecto del distrito Este que ha quedado en el tintero, al menos de momento, es la prolongación del carril-bici hasta el entorno de la plaza de toros. El servicio de Obras Públicas lo supedita a la remodelación de la avenida de Pablo Iglesias.

En el Oeste, los vecinos aprobaron, en 2015, la construcción de un aparcamiento entre Juan Carlos I y la calle Lloreu. El Ayuntamiento redactó el proyecto, con un importe de 103.470 euros. Sin embargo, no se ha licitado porque, según el Consistorio, «existen discrepancias entre las asociaciones de vecinos de Moreda y El Natahoyo respecto a la idoneidad de realizar la obra solicitada». En cuanto al enlace de aceras de Juan Carlos I, entre el polideportivo de Moreda y la calle Bertolt Brecht, Obras Públicas lo considera «inadecuado», pues supone la eliminación de plazas de aparcamiento en la avenida.

Los vecinos de la zona Centro, por su parte, solicitaron dedicar una parte del montante correspondiente a los consejos de distrito -este año sumó 1,5 millones de euros- a la elaboración de un proyecto que permita mejorar la imagen de Cimavilla. Fueron los propios ciudadanos los que pidieron al Ayuntamiento que convocara un concurso de ideas con este fin. La propuesta 'Reluce' fue la ganadora. Esto ocurrió en diciembre de 2013 y la última respuesta municipal, que data del pasado marzo, es que «se debe valorar por la Corporación la voluntad de materializar la idea».

Otra propuesta aprobada por los vecinos del distrito Centro es la creación de una escuela de cero a tres años en el antiguo colegio Cabrales. Alegan que es una iniciativa muy necesaria porque no existe ningún centro infantil en el núcleo urbano. El servicio de Arquitectura y Mantenimiento señaló que está pendiente la elaboración del pliego para el concurso de redacción del proyecto. En el distrito Sur, está sin ejecutar la reforma de la plazuela central del Polígono de Pumarín. Asimismo, el Ayuntamiento rechazó crear un banco de alimentos y convocar un certamen de iniciativas solidarias en la zona.

Un bulevar en Río de Oro

Y los vecinos de El Llano mantienen, entre otras, su propuesta de transformar la calle Río de Oro, entre Pérez de Ayala y Ana María, en un bulevar. A su juicio, la presencia de varios colegios, un ambulatorio y un centro comercial provocan que sea un eje saturado de tráfico. Obras Públicas indicó, en su última comunicación entregada a la FAV, que «se requiere la redacción de un nuevo proyecto».

El concejal de Mantenimiento y Obras de Infraestructuras, Manuel Arrieta, señaló ayer que ha pedido un nuevo informe a los técnicos municipales para evaluar la situación. No obstante, subrayó que es necesario tener en consideración que «en el año es muy complicado, por no decir imposible, que se hagan las obras». La próxima semana está fijada una reunión con los consejos de distrito en la que se tratará este asunto que tanto preocupa a los vecinos.