El Comercio

José María Pérez y David Argüelles, ayer, durante su comparecencia en la sala de prensa del Ayuntamiento.
José María Pérez y David Argüelles, ayer, durante su comparecencia en la sala de prensa del Ayuntamiento. / JOAQUÍN PAÑEDA

PSOE y comerciantes piden a Foro que deje de autorizar mercadillos «sin ton ni son»

  • También rechazan que el gobierno local tenga «discrecionalidad» para aprovechar cualquier rincón de la ciudad como espacio publicitario

El grupo municipal del PSOE y la directiva de la Unión de Comerciantes del Principado de Asturias pidieron ayer al gobierno local de Foro cambios normativos para evitar la «excesiva discrecionalidad» que permite en este momento al Ayuntamiento autorizar mercadillos «sin ton ni son y sin responder a un objetivo claro» en la ciudad. Tanto el portavoz socialistas como el presidente de los minoristas, David Argüelles, defendieron, tras mantener una reunión, que urge una modificación de la ordenanza de venta ambulante. A este respecto ambos hicieron hincapié en la necesidad de regular la celebración de estos mercadillos, para que éstos «compitan en igualdad de condiciones con el resto de comercios y vendedores ambulantes que están asentados en la ciudad y desarrollan su actividad durante todo el año». Pérez abogó por evitar la proliferación de eventos, sin mencionar ningún ejemplo concreto de mercadillo, que deterioran la imagen comercial de Gijón y que tampoco contribuyen a mejorar la oferta del sector.

Argüelles reclamó que se desestacionalice la instalación de este tipo de iniciativas y que se constituya una mesa entre Ayuntamiento, Unión de Comerciantes y la asociación de vendedores ambulantes para establecer un calendario anual que regule este tipo de citas y zocos.

PSOE y Unión de Comerciantes volvieron a expresar una preocupación compartida en relación con el proyecto de ordenanza de publicidad que el gobierno de Foro ha puesto encima de la mesa. A juicio de José María Pérez, persigue «la práctica privatización de los espacios públicos de la ciudad para convertirlos en soportes publicitarios».

Pérez coincidió con la gerente de los comerciantes, Carmen Moreno, en expresar su rechazo a que el Ayuntamiento «pretenda utilizar la discrecionalidad de la Alcaldía, para autorizar acciones publicitarias en edificios catalogados o jardines protegidos en detrimento de los equipamientos afectados».

Pérez defendió que el único elemento de actuación sobre los espacios públicos debe ser el concurso para la gestión del espacio urbano que realiza el Ayuntamiento y del que saca un rendimiento que redunda en las arcas municipales. Fuera de esto solo ve admisible el uso de banderolas para anunciar eventos puntuales.

«Seguridad jurídica»

Moreno, por su parte, abogó por la «seguridad jurídica» en esta materia y lamentó la «ambigüedad» del borrador del texto normativo, actualmente en periodo de enmiendas. Una carencia que, en su opinión, llevará a la proliferación de publicidad sobre elementos de mobiliario urbano. También expresó su desacuerdo con la discrecionalidad municipal para poner publicidad en bancos, papeleras o en edificios o cercanías de espacios tan significativos como el Teatro Jovellanos o la Casa Consistorial.