El Comercio

«El INE se sigue equivocando»

Un nutrido grupo de turistas, en los Jardines de la Reina, junto a las 'Letronas'.
Un nutrido grupo de turistas, en los Jardines de la Reina, junto a las 'Letronas'. / DANIEL MORA
  • El Instituto de Estadística dice que el sector perdió casi 6.000 clientes y más de 4.000 reservas, pero la patronal certifica más viajeros y mejor precio

  • Consistorio y hoteleros rechazan las cifras oficiales de turistas en septiembre

La hotelería gijonesa perdió en septiembre 5.772 clientes respecto al mismo mes, pero de 2015. Y comercializó 4.043 reservas menos que hace doce meses. En lo que va de año, acumula la ciudad una pérdida de viajeros del 7,9%, para quedarse en 305.081 visitantes. Solo salva un poco el tipo la hotelería en cuanto a las pernoctaciones vendidas: un 0,5% más en nueve meses, para llegar a las 665.860.

Esos son los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). El organismo oficial que, cada mes, evalúa el comportamiento turístico de cada región y de algunas ciudades, entre las que se encuentra Gijón. Una ciudad con la que no parece hacer buenas migas. Si ya en 2013 el Consistorio protestó contra unos datos que no consideraba exactos, desde julio de este año los encontronazos se suceden.

Para el Ayuntamiento de Gijón, septiembre «fue un buen mes», con «más pernoctaciones, mejor tasa de ocupación y mayor rentabilidad». Por ese motivo, el próximo viernes, el concejal de Turismo, Deportes, Festejos y Juventud, Jesús Martínez Salvador, mantendrá una reunión con los responsables del INE. Lo hará en Madrid, adonde acudirá acompañado por el gerente de Divertia, Jorge González.

«Está claro que tienen un problema con la base de datos, porque sus datos no coinciden, en absoluto, con los nuestros», aseguró a EL COMERCIO el edil de Foro. Según sus palabras, el error puede estar «en que el año pasado computaban como abierto al Hotel León, que ya estaba cerrado, y este año no computan al Hotel Palacio de la Llorea». De esa forma, ni en 2015 Gijón «creció tanto como ellos dijeron», ni en 2016 «la ciudad está perdiendo turistas».

No obstante, quiso dejar claro que la mala base de datos del año pasado no significa que la ciudad no haya batido su techo turístico, para superar, por primera vez, los 400.000 viajeros y las 800.000 reservas anuales. «El año pasado crecimos mucho, aunque quizá no tanto como, en algunos momentos, calculó el INE. Pero este año estamos creciendo aún más», insistió el concejal.

«Es difícil subir más»

Algo que certifican los empresarios. Rompiendo con el cliché de que siempre se quejan de los resultados, la patronal hotelera gijonesa se muestra unánime: «Es difícil subir más. Oviedo puede presentar aún incrementos en verano, porque tiene más recorrido, pero a nosotros ya nos cuesta». Así lo aseguró la directora del cuatro estrellas Silken Gijón, Victoria Rodríguez, quien tiene claro que en septiembre «Gijón tuvo más turistas. Es imposible que haya habido menos, porque solo nosotros pasamos de un 89% de ocupación a un 96%. Y sé que mis compañeros también han crecido».

Y sus compañeros, como la directora del cuatro estrellas de la plaza Mayor, el cinematográfico Hotel Asturias, coincide. «En mi caso, el mes de septiembre fue mejor que el del año pasado en producción. En lo que respecta al año, en ocupación está siendo mejor que el anterior», aseguró Inés Lázaro.

El diagnóstico de ambas lo comparte Beatriz Cimadevilla. «Nosotros tuvimos un aumento de ocupación del 16% y también mayor rentabilidad», aunque ella precisa que sus resultados «todavía están lejos de los obtenidos antes de la crisis».

Respecto a las causas para que sus cuentas no casen con las del INE, que realiza sus conclusiones en base a los datos ofrecidos por los propios empresarios, Cimadevilla coincide con la teoría del Ayuntamiento gijonés. «Convendría que hiciese un repaso de las bajas de establecimientos que se han producido en estos años». Por su parte, Inés Lázaro apunta la posibilidad de que «como el INE realiza sus muestras aleatoriamente, puede que otros hoteles tengan otros resultados».

Además de dar por sentado que han venido más turistas y han pernoctado más días en la ciudad, las tres empresarias también confirman la mejora de la rentabilidad. Pero, Lázaro apunta, «no nos olvidemos de que en años anteriores las tarifas habían bajado hasta el límite. Lo que está sucediendo ahora es un reajuste necesario». Según el INE, ingresaron 44,4 euros por plaza.