El Comercio

Una empresa externa evaluará el estado de las medianeras de Cimavilla

El concejal de Festejos, Jesús Martínez, presidió la reunión.
El concejal de Festejos, Jesús Martínez, presidió la reunión. / ARIENZA
  • El Ayuntamiento contratará la asistencia técnica para saber qué mejoras precisan y así volver a solicitar permiso para cubrirlas con grafitis

El Ayuntamiento no está dispuesto a abandonar el proyecto 'Gijón, Galería Abierta', que tiene como objetivo la intervención en una docena de medianeras degradadas del barrio alto. Así lo manifestó ayer el concejal de Turismo, Deportes, Festejos y Juventud, Jesús Martínez Salvador, a los participantes en la comisión de seguimiento del Plan de Dinamización de Cimavilla. El Consejo del Patrimonio Cultural de Asturias no autorizó la iniciativa en septiembre de 2015.

Alegaba, entre otras razones, que las pinturas murales con las que iban a cubrirse «no representan expresiones con valores plásticos de excelencia». El primer paso para la recuperación del proyecto es «la contratación de la asistencia técnica para que una empresa evalúe el estado de las fachadas», explicó Martínez Salvador. Una vez que el Ayuntamiento conozca las condiciones en las que se encuentran las medianeras, actuará en consecuencia. Es decir, realizará las mejoras necesarias para que cumplan con los requisitos exigidos por el Principado. Entonces, se volverá a presentar la documentación pertinente. Los informes que aportará el Consistorio, incluirán las modificaciones oportunas para adaptarse a la denominación de Bien de Interés Cultural (BIC) que tiene el conjunto histórico. En el expediente negativo emitido hace más de un año, Patrimonio proponía buscar «soluciones más contenidas, integradas y adecuadas» al carácter protegido del barrio.

Estudio de locales

En el encuentro organizado con representantes de vecinos, hosteleros y la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del Honesto Batalón, Martínez Salvador y varios responsables de servicios municipales informaron a los asistentes sobre diversos asuntos que afectan al barrio. Entre ellos, sobre un plan de fachadas, la reforma de las casamatas militares del Cerro y el plan de usos de Tabacalera.

En el capítulo de infraestructuras, también se dio cuenta de la renovación de luminarias que se está acometiendo. Asimismo, el Ayuntamiento se comprometió a realizar «un estudio de las necesidades comerciales del barrio», pues los vecinos reclaman un impulso a esta actividad para que abran nuevos negocios. El concejal también detalló que la comisión de seguimiento del Plan de Dinamización de Cimavilla se reunirá cada tres meses.