El Comercio

Con la matrícula llena de notas

Alumnos del Conservatorio en una de las clases.
Alumnos del Conservatorio en una de las clases. / DANI MORA
  • El Conservatorio de Música y Danza aborda el curso con las plazas agotadas. En quince años ha triplicado el número de alumnos

En constante crecimiento. El Conservatorio Profesional de Música y Danza de Gijón atraviesa un buen momento y así lo reflejan los datos. En casi quince años ha triplicado el número de alumnos y para este curso la matrícula está completa, a la espera únicamente de cerrar el número de estudiantes que optará por un segundo instrumento.

Así lo destaca su directora, Julia Álvarez, quien llegó a este puesto en 2004. Entonces, eran casi 400 las personas que estudiaban en el Conservatorio gijonés. Ahora son 1.180 las matrículas, a las que habrá que sumar en torno otras veinte (de segundo instrumento) y de las que sesenta son de danza clásica. Además, puntualiza Álvarez, hay que contar con los aproximadamente 140 estudiantes de las academias adscritas al Conservatorio; ACA, Karel y Enrique Truan.

«Este curso hay gente que se ha quedado fuera», indica Álvarez, quien reconoce que uno de sus objetivos es «ajustar los espacios» de los que disponen en el edificio de la Laboral para poder mantener esta tendencia al alza. «Queremos dar cabida a tantas peticiones que tenemos, incluso de niños pequeños, que quieren empezar», añade Julia Álvarez, quien hace hincapié en que cada vez más familias entienden los estudios musicales como una formación complementaria más del estudiante cuando antes cuando alguien se matriculaba en el Conservatorio lo hacía pensando más en el desarrollo de una carrera profesional.

Hacer cantera

Piano, violín y guitarra son las tres especialidades 'estrella', las que gozan de mayores peticiones. Y la idea que maneja el Conservatorio es tratar de promocionar otros instrumentos pensando en nutrir las filas de la orquesta sinfónica, la banda y la agrupación de jazz de este centro.

Este idea de hacer cantera guía también el gran reto que se marca el Conservatorio con sus estudios de danza clásica. «Tenemos las enseñanzas profesionales, pero nos faltan las elementales», explica la directora de este equipamiento, quien puntualiza que ya han solicitado al Ministerio de Educación la concesión de esta titulación, aunque siguen a la espera.

Durante el curso, por otra parte, el centro organiza distintas actividades como charlas, conferencias y clases magistrales. También actividades de carácter solidario, como la que tendrá lugar mañana jueves en el patio central de la Laboral denominada 'La vuelta al Conser corriendo'.

El coste de la inscripción es de un euro -cantidad mínima, se puede realizar una donación mayor- y la recaudación irá destinada a la Fundación Uno entre cien mil, que dedicará la recaudación a la investigación para la lucha contra la leucemia infantil. La carrera, no competitiva, dará comienzo a las seis y media de la tarde y se prolongará durante una hora.