El Comercio

El Pleno de Gijón saca adelante las ordenanzas fiscales para el próximo año

Ana Braña, durante su intervención en el Pleno de este miércoles.
Ana Braña, durante su intervención en el Pleno de este miércoles. / Paloma Ucha
  • La congelación de las tarifas de agua, limpieza, transporte, autotaxi y cementerios también han salido adelante en la sesión plenaria

El Pleno del Ayuntamiento de Gijón ha aprobado con el apoyo de los concejales del equipo de gobierno de Foro, PP y Ciudadanos el proyecto de ordenanzas fiscales para 2017 que apuesta por la congelación en líneas generales de tributos, tasas y precios públicos, iniciativa que ha contado con el rechazo del PSOE y Xixón Sí Puede y la única abstención de IU. Las congelación de las tarifas de agua, limpieza, transporte, autotaxi y cementerios también han salido adelante en la sesión plenaria.

La concejala de Hacienda, Ana Braña, ha destacado que las principales modificaciones en las ordenanzas pasan por su adaptación a los cambios legislativos estatales y están dirigidas a atender las necesidades de los ciudadanos en materia de aplazamientos y fraccionamientos de los tributos. Mientras el PP y Ciudadanos han dado su respaldo al proyecto del equipo de gobierno, los ediles socialistas y de la marca local de Podemos se han mostrado muy críticos ya que, según estos últimos, no se facilita el pago de los impuestos a los colectivos con especiales dificultades y en el caso de los dirigentes del PSOE han pedido una revisión "en profundidad" de todas las ordenanzas.

En la sesión plenaria, el PP ha contado con el apoyo de todos los grupos de la oposición, salvo el de los miembros de Foro, para aprobar una proposición normativa para que las ordenanzas fiscales no se prorroguen automáticamente cada año y vuelva a establecerse un debate plenario para tratar este asunto anualmente. El concejal popular Pablo González ha remarcado en la presentación del texto que las ordenanzas permanecen en vigor de manera indefinida hasta su modificación o derogación expresa, lo que implica que el gobierno local no tenga la necesidad de someter al Pleno municipal la aprobación anual de las mismas.

Propuesta retirada

La alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, ha decidido retirar del Pleno la propuesta de modificación presupuestaria de 10,8 millones de euros, de los que 9,6 millones iban destinados a amortización de deuda, punto que ha generado el rechazo de los grupos de XSP, PSOE e IU, y un millón a obras como la renovación de pavimento de calzadas en varios barrios de Gijón y el mantenimiento en colegios. Tras presentar los socialistas una enmienda que pedía votar por separado ambos puntos, Moriyón ha optado por retirar la iniciativa al considerar que desvirtuaba la propuesta del equipo de gobierno.

La concejala de Hacienda, Ana Braña, ha lamentado que este proyecto no haya salido adelante por los "prejuicios" de las formaciones de la izquierdas en las que "ha podido más el discurso político que la responsabilidad en la gestión". Por otro lado, sí se han aprobado otros tres expedientes de modificación presupuestaria, dos de los cuales se han reservado para cubrir gastos de personal en la Fundación Municipal de Cultura y en Servicios Sociales.