El Comercio

Premio a nueve alumnos de ESO de Gijón por su esfuerzo y rendimiento

  • «No me distraigo cuando estudio, no es cuestión de echar horas sino de aprovechar el tiempo», señala Diego Espiniella, uno de los galardonados

Esfuerzo, rendimiento y superación. Estos valores tienen premio. Y además del que se traduce directamente en los resultados académicos, la Consejería de Educación también reconoce la dedicación de los estudiantes. En este caso, de los alumnos de Educación Secundaria Obligatoria del Principado.

El departamento que encabeza Genaro Alonso hizo ayer pública la relación de los galardonados en la convocatoria correspondiente al curso 2015-2016. Un total de quince estudiantes han recibido alguna distinción, siete de ellos por el esfuerzo con el que se desempeñaron y los otros ocho por su rendimiento.

La mayoría de los galardonados cursan sus estudios en centros gijoneses. Gijón se queda, así, con nueve de estos galardones; cuatro van a centros ovetenses, uno a Llanera (el Peñamayor) y otro a Lugones (el Astures). En Gijón, estudiantes del Corazón de María y el Calderón de la Barca se hicieron con dos distinciones. El Rosario Acuña, el IES Laboral, María Mediadora (Dominicas), Doña Jimena y Emilio Alarcos lograron una cada uno de ellos. En Oviedo fueron dos estudiantes del IES Pando, otro del Alfonso II y uno más del Monte Naranco quienes se hicieron con los galardones.

Guillermo Mera (Pando), Diego Espiniella (Rosario Acuña), Francisco Macía (Codema) y Laura Verdasco (Calderón de la Barca) lograron el premio al rendimiento. Además de tener en cuenta la media de toda la ESO, tuvieron que realizar un examen en septiembre.

Número uno en tenis

«Duró unas dos horas y media y abarcaba todas las materias, yo lo vi un poco más difícil porque había que cambiar rápido de una redacción de lengua a un problema de matemáticas, por ejemplo», decía Diego Espiniella, alumno de 16 años del Rosario Acuña con un 9,9 de media en la ESO, que basa su éxito en la concentración.

«No me distraigo cuando estudio, no es cuestión de echar horas sino de aprovechar el tiempo», decía Espiniella, quien es el número 1 cadete de Asturias en tenis y sueña con lograr una beca deportiva que le permita estudiar en Estados Unidos. En principio, adelanta que cursará una ingeniería. Y aunque la confirmación oficial llegó ayer, explica que al estar invitados a la ceremonia de los Premios Princesa de Asturias ya se lo habían notificado hacía unas semanas.

Los accésits al rendimiento fueron para Lucía Fernández-Vigil, Pablo Tuero, Juan Valentín e Inés Marín.

«Para el colegio es una gran noticia que dos alumnos nuestros (Francisco Macía y Pablo Tuero) hayan sido reconocidos, uno con un premio al rendimiento y otro con un accésit, dentro de los ocho mejores de Asturias», explicaba el director del Codema, Simón Cortina, quien añadía que estos dos premios, unidos a los que anteriormente ha recibido el centro en los últimos años al rendimiento tanto en ESO como en Bachillerato da cuenta de «los buenos resultados» académicos del Codema.

Los ganadores de los premios al esfuerzo fueron Alejandro García López (Astures), Pablo González Castro (Doña Jimena), Carmen Laura Marcos Ferrer (Alfonso II) e Irene Areces Norniella (Virgen Mediadora). Los accésits correspondieron a Laura Oviaño, Osarumwense Godspower Okunrobo y Guillermo Machado.