El Comercio

Herida muy grave una mujer de 58 años al ser atropellada en la calle Ramón Areces

  • El coche implicado en el accidente estaba conducido por una mujer de 42 años, procedente de la calle de Severo Ochoa y que manifestó a los agentes que no se percató de la presencia de la víctima en mitad de la calzada por estar mirando en la otra dirección para incorporarse a la calle de Ramón Areces

Una mujer de 58 años, R. S. R., resultó ayer herida de gravedad al ser atropellada en la calle de Ramón Areces, en Pumarín. La viandante, según las primeras informaciones que recogieron los policías locales en el lugar del siniestro, cruzaba la calzada fuera de la zona de paso para peatones.

El coche implicado en el accidente estaba conducido por una mujer de 42 años, procedente de la calle de Severo Ochoa y que manifestó a los agentes que no se percató de la presencia de la víctima en mitad de la calzada por estar mirando en la otra dirección para incorporarse a la calle de Ramón Areces.

La viandante sufrió un grave traumatismo craneoencefálico por el fuerte impacto contra la calzada. Los testigos señalaron que sangraba abundantemente por una herida abierta en la cabeza. Fue atendida en el mismo lugar por los técnicos del Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) hasta estabilizarla y trasladarla al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) en estado muy grave con policontusiones y un traumatismo craneal.

El equipo de atestados de la Policía Local recabó los datos necesarios para elaborar el informe con el que determinar las causas que ocasionaron el atropello. El atestado será remitido al juzgado de guardia.