El Comercio

Las ordenanzas fiscales, aprobadas por Foro, PP y C's gracias a la abstención de IU

vídeo

Una de las votaciones celebradas durante el Pleno municipal de ayer. / PALOMA UCHA

  • El equipo de gobierno bloquea el excedente de caja ante la oposición para que la mayor parte se dedique a amortización anticipada de deuda

El Pleno municipal aprobó ayer, con los votos a favor de Foro, Partido Popular y Ciudadanos, unas ordenanzas fiscales para el próximo año que básicamente congelan las tasas que se aplicaron éste. La abstención de Izquierda Unida, cuya portavoz en este asunto, Ana Castaño, destacó que la propuesta no pone en peligro los ingresos municipales, hizo infructuosa la oposición de los concejales de PSOE y Xixón Sí Puede, en el primero de los casos porque no se incluyeron bonificaciones en función de los recursos, y en el segundo por falta de proporcionalidad de los impuestos a la renta de quienes los pagan.

En realidad, la diferencia entre la aprobación o el rechazo de las ordenanzas fiscales propuestas por el equipo de gobierno no sería grande a efectos prácticos, debido a que la falta de apoyo implicaría prórroga de las actuales ordenanzas fiscales y, como queda dicho, en la mayoría de los casos se produce una congelación. El mayor cambio se hubiera producido con la incorporación de algunas enmiendas de los distintos grupos, pero ayer no prosperó ninguna que no lo hubiera hecho ya en la previa Comisión de Hacienda, y el Partido Popular, por ejemplo, se quedó solo defendiendo un ajuste de las plusvalías que tenga en cuenta la merma que ocasionó la crisis en el precio de los inmuebles.

En ese sentido, el popular Pablo González argumentó que el Ayuntamiento tiene una tabla fija para calcular las plusvalías conforme a la cual un inmueble se revalorizó un 32% en los diez últimos años; un 45% en los 15 últimos, y un 56% en los últimos 20 años, cuando la realidad, según el portavoz del PP, no refleja eso por efecto de la crisis, y pidió un ajuste que fue desatendido o fuertemente contestado, especialmente por la concejala de Xixón Sí Puede Nuria Rodríguez.

Pablo González dijo, tras la advertencia de la forista Sara Braña de que aceptar esa propuesta recortaría en cuatro millones los ingresos municipales, que «de eso se trata».

También rechazada quedó la propuesta socialista para tener en cuenta las rentas de los ciudadanos a la hora de cuantificar sus impuestos, pero no llegó a ser votada porque Foro la descartó al entender que sería ilegal. A ese respecto, Marina Pineda replicó que no ve motivo por el cual la tarjeta ciudadana exima de pago para entrar en los museos y la falta de recursos no pueda provocar gratuidad a, por ejemplo, la participación en campamentos infantiles.

Fiscalidad a Pleno

Con la ordenanza fiscal para 2017 ya aprobada, el equipo de gobierno solo ganaría ya las votaciones que registraron unanimidad. Vio rechazada su propuesta de instar al Principado para agilizar la emisión de carnés de familia numerosa y llevó un revés del conjunto de la oposición con una proposición del Partido Popular encaminada a que el régimen impositivo tenga que pasar todos los años por Pleno, en vez de hacerlo exclusivamente cuando el equipo de gobierno quiere modificarlo, ya sea mucho o ligeramente, como sucedió este año.

En ese caso, la oposición votó en bloque a favor del debate obligatorio, en contra de Foro, que considera que ese acuerdo condiciona la iniciativa del equipo de gobierno en un asunto tan delicado como es la propuesta de presupuestos. Previamente, Foro se había visto obligado también a bloquear la decisión sobre el destino del excedente de caja, dinero no gastado por falta de ejecución presupuestaria, del que propuso dedicar 9,6 millones a amortización de deuda. El mismo paquete incluía una partida ligeramente superior a obras y el PSOE presentó una enmienda que pretendía que ese dinero se gaste en «servicios a ciudadanos». C's anunció su abstención y el PP apoyó la reducción de deuda, pero la oposición de IU, Xixón Sí Puede y PSOE hizo que Foro retirase la propuesta sin votarla, de forma que la partida se queda por el momento sin destino, evidentemente con la partida de obras también sin aprobar.