El Comercio

Taxis y empresas de alquiler critican la «competencia desleal» de los coches municipales

Un coche municipal, en el punto de carga.
Un coche municipal, en el punto de carga. / JORGE PETEIRO
  • «Ya hay servicios públicos suficientes. No es de recibo que el Ayuntamiento se lucre así», dice la cooperativa Villa de Jovellanos

El proyecto de alquilar 51 vehículos de la flota municipal a congresistas y turistas, al precio de seis euros la hora, ha generado malestar entre las cooperativas del taxi y las empresas de alquiler de coches. «Es claramente intrusismo», subrayó ayer el presidente de Radio Taxi Villa de Jovellanos, José Manuel Canteli. A su juicio, «hay servicios públicos suficientes, como los autobuses de Emtusa, que subvencionamos entre todos». Por lo que «no es de recibo que el Ayuntamiento se lucre con servicios de este tipo», puesto que recibe dinero de todos los ciudadanos.

Precisamente, Canteli aludió a su reciente reunión con el concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Esteban Aparicio. «Para explicarle lo mal que está el gremio», aclaró. De hecho, las cooperativas solicitan ayudas públicas para adaptar sus vehículos a la normativa comunitaria. Según Canteli, en Gijón, es necesario modificar dieciséis coches para que se conviertan en eurotaxis, es decir, vehículos adaptados para personas con problemas de movilidad. Un proceso que cuesta «entre 5.000 y 10.000 euros» y que tiene que estar listo para el próximo año. «El Ayuntamiento solo mira por sus intereses. No nos beneficia en nada», recriminó el presidente de Radio Taxi Villa de Jovellanos. Un ejemplo de esta dejadez, tal y como explicó Canteli, es el hecho de que las paradas de taxi, cuando tiene lugar la Feria de Muestras y conciertos en El Molinón, «están en las zonas más alejadas».

«No hay miramientos hacia un gremio que está muy deteriorado y en malas condiciones porque hay poco trabajo», señaló. También mostró su desacuerdo con el proyecto municipal el presidente de la cooperativa Radio Taxi Gijón, Antonio García. «Es una iniciativa que no va a hacer gracia a los taxistas porque es competencia. Es otra vuelta de tuerca a un sector en el que estamos muy agobiados», puntualizó. Para el representante del colectivo, «es una contradicción que se ponga en marcha este servicio cuando quieren que nos convirtamos en taxis turísticos».

A su parecer, el precio de seis por cada hora de recorrido no es adecuado para congresistas y turistas, el tipo de clientes al que va dirigido. Aunque García recalcó que se trata de «una estimación muy vaga, que no se sabe cuándo va a ponerse en marcha», lo cierto es que no tiene visos beneficiosos para los taxistas. «Nos cortan hasta la gracia de llevar a un turista a Cudillero o Cangas de Onís en verano», añadió.

Para viajes largos

En cuanto a las empresas de alquiler de vehículos, el responsable de Europcar en Asturias, Santiago Gereduz, se mostró muy sorprendido con la iniciativa que tiene entre manos el Ayuntamiento. «Todos trabajamos para solucionar las necesidades de movilidad y esto supone, claramente, una competencia para el sector», declaró.

Los 51 vehículos que el Ayuntamiento tiene previsto destinar al sector turístico para desplazamientos largos -cuando no los use el personal municipal- serán un complemento a la oferta de transporte existente. Más adelante, se valorará extender el servicio a colectivos y ciudadanos que presten servicios con fines sociales.