El Comercio

La obra del acceso a la ZALIA evita el campo de tiro y reparará la carretera actual

  • Belén Fernández anuncia que el contrato saldrá a subasta «de inmediato» por 26,2 millones y dice que «el Gobierno cumple, sin ambigüedades»

Lo tenía difícil. El PP la había citado ayer para analizar por qué fracasó el segundo intento para dotar a la ZALIA de un acceso rodado. La consejera de Infraestructuras, Belén Fernández, acudió al parlamento y admitió que en efecto, el proyecto que se intentó materializar el año pasado ignoraba torretas de alta tensión y tuberías de la zona, dimensionó mal un viaducto, y mandaba extender 400 metros de calzada justo donde el Ministerio de Fomento quiere ejecutar un tramo de autovía. Sin embargo, el revés también ofrece oportunidades y sobre ellas centró su réplica: «Hemos encargado un proyecto que corrigiese los errores detectados y aprovechamos el consumo de tiempo para introducir mejoras positivas para la red viaria, los usuarios, y que además permitirán el mantenimiento de una actividad deportiva con amplio arraigo».

Entre «las bondades» de la corrección, citó que su departamento ha movido la traza lo suficiente como para «liberar la totalidad del Club de Tiro» Ensidesa. El colectivo, con casi 700 socios, iba a ver expropiada parte de la parcela en la que dispara, lo que motivó una agria protesta. «Es una solemne tontería; una cabezonería política de alguien que no quiso ni ver la zona», censuró en su momento Eduardo Fernández, el presidente del colectivo y que logró el respaldo unánime del pleno.

Finalmente sí era posible cumplir el objetivo de comunicar al polígono sin intervenir en el Club de Tiro. Entre las mejoras incluidas ahora en el proyecto, se cuenta también la «reparación integral de los 2.712 metros de la carretera AS-326 Tabaza-Tremañes, entre la ZALIA y la intersección con el polígono de Somonte». La vía muestra un avanzado estado de deterioro debido al denso tráfico de camiones que soporta. La reparación «permitirá distribuir los tráficos del nuevo viario y acceder desde esta carretera regional a las numerosas instalaciones industriales y empresas del entorno», explicó Fernández.

El nuevo proyecto fue aprobado el pasado día 21, y esta semana fue tramitada la propuesta de licitación como gasto anticipado, avances que permiten «la licitación inmediata» del contrato. Su precio de salida será de 26,2 millones, a la espera de que los aspirantes hagan sus rebajas.

Responsabilidad compartida

Fernández repartió críticas sobre los defectos del proyecto anterior. Según recordó, una vez realizados los desbroces la constructora al cargo de la obra se topó con «conducciones de agua, una del Ayuntamiento, otra de Arcelor, y ninguna figuraba en el proyecto original porque sus titulares sencillamente no suministraron la información cuando fueron requeridos para ello». Por otra parte, al contener «diferentes errores», la consejería inició en abril un expediente para exigir una indemnización a la empresa que hizo el diseño. «Se valoraron las responsabilidades en cerca de 10.000 euros», detalló. Supone alrededor del 10% de lo que se pagó por el trabajo.

«Consejera, siguen sin accesos después de muchos años; ¿usted se compraría una casa sin escalera ni ascensor?», le reprochó desde el PP Carmen Pérez García de la Mata. La aludida se revolvió, dijo que «el Gobierno cumple, sin ambigüedades», e instó a la diputada a exigir a Mariano Rajoy que concluya la variante de Pajares.