El Comercio

Dos años y medio de cárcel por difundir los mensajes de su mujer con el amante

C. B. L., durante el juicio en el Penal número 1.
C. B. L., durante el juicio en el Penal número 1. / PALOMA UCHA
  • El Penal 1 aprecia el agravante de parentesco en el delito de revelación de secretos. Restauró conversaciones de 'whatsapp' ya eliminadas

El juzgado Penal 1 ha condenado a dos años y medio de prisión al acusado de difundir mensajes de 'whatspp' de su esposa con su amante, en los que se leían frases de alto contenido sexual. En la resolución judicial se tiene en cuenta el agravante de parentesco y el atenuante de reparación del daño, ya que el procesado, C. B. L., consignó en el juzgado mil euros antes de la vista oral, que se celebró la semana pasada.

El condenado deberá además indemnizar a su exmujer con 3.000 euros por daños morales. El magistrado considera probado que accedió al teléfono de la víctima sin que ella se percatase y, mediante un programa informático, recuperó conversaciones de 'whatsapp' que ya habían sido eliminadas del terminal. Desde su propio correo electrónico, envío esas conversaciones a amigos, familiares y compañeros de trabajo de la víctima, añadiendo comentarios como: «¿No quedaría bien como anexo al currículum vitae?».

«Me cogió el móvil sin que yo me enterase y envió todas las conversaciones a mis compañeros y a mi familia, me dijo que era una puta y una loca y que iba a humillarme», relató la denunciante durante el juicio. El procesado, sin embargo, negó ser autor del delito de revelación de secretos: «Es totalmente falso que yo haya enviado esos mensajes, es todo un montaje para quitarme la custodia compartida de nuestra hija», declaró. Sin embargo, se aportaron como pruebas conversaciones con la víctima en las que reconocía el envió de ese contenido a terceras personas. «Voy a hacer que se entere toda Asturias de tus hazañas, que no puedas salir a la calle sin que te señalen con el dedo», le escribió por teléfono a la que por entonces era su mujer.

Juicio por malos tratos

Los hechos tuvieron lugar en febrero de 2015. El ahora condenado aún tiene pendiente otro juicio por un delito de malos tratos hacia su exesposa. El ministerio fiscal solicita para él por estos hechos una condena de dos años de cárcel. Tal y como se refleja en la resolución del Penal 1, la víctima sufrió por aquella época «un empeoramiento de un estado ansioso depresivo de tipo adaptativo como consecuencia de la separación del marido y del régimen de custodia compartida, siendo diagnosticada de trastorno por estrés agudo y trastorno ansioso depresivo de tipo adaptativo». La sentencia del juez Lino Rubio Mayo por el delito de revelación de secretos podrá ser recurrida ante la Sección Octava de la Audiencia Provincial.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate