El Comercio

«La persona con habilidad y trabajo en equipo prima sobre un expediente brillante»

Alejandro Castro, frente a la audiencia de su charla en la Escuela Politécnica.
Alejandro Castro, frente a la audiencia de su charla en la Escuela Politécnica. / PURIFICACIÓN CITOULA
  • Alejandro Castro, de Sacyr Fluor, defiende en la Escuela Politécnica el perfil de ingeniero «abierto» frente a la excelencia académica

Pocas cosas inquietan más al estudiante moderno que la brusca transición entre el mundo universitario y el de la empresa. La precariedad, la ausencia de referencias profesionales durante la carrera o la falta de interés de las empresas por los recién graduados hacen que, en muchas ocasiones, los jóvenes prefieran seguir cursando estudios complementarios de cara a preparar un currículum más completo y apetecible para las firmas de su sector. Sin embargo, esta 'sobretitulación' puede llegar a ser contraproducente para los recién titulados, ya que por lo general son otras las aptitudes sobre las que uno tiene que trabajar a la hora de incorporarse al mercado laboral.

«Las empresas buscan gente que solucione problemas. A la hora de encontrar los perfiles adecuados, y en base a mi experiencia profesional, la persona con habilidades sociales y con capacidad para trabajar en equipo prima sobre otra con un expediente brillante», sintetiza Alejandro Castro, jefe de proyectos y encargado de la relación con universidades de SacyrFluor. Ayer, este profesional estuvo presente en la Escuela Politécnica para charlar con los estudiantes sobre 'Qué espera la empresa de un ingeniero', abordando todas estas cuestiones relativas a la brecha formativa y profesional. «Cuando trabajo con un equipo grande de personas me gusta que me cuenten las soluciones antes que los problemas. Antes de valorar las horas que trabajas lo que interesa son los resultados que ofreces, así que optimizar y gestionar tu tiempo se vuelve esencial», expone.

Los estudiantes, que abarrotaron la sala de juntas de la escuela, se mostraron especialmente interesados en el proceso de selección de los departamentos de recursos humanos, las características de un buen currículum y de las habilidades necesarias para que desde las grandes firmas se decidan a incorporar en plantilla a un becario. «Es importante que afrontemos las entrevistas no solo con la intención de que nos cojan para tres meses sino con la idea de que nos fichen a largo plazo. Hay que mostrar seguridad y sacar de los puntos débiles de nuestro expediente algo positivo. Aportáis a las empresas muchas más cosas de las que os dais cuenta», apuntó Castro. Para el empresario, la capacidad de 'moldear' a un recién titulado es importante, ya que parte sin prejuicios ni vicios adquiridos y comienza el aprendizaje implicado con su cometido.

La necesidad de los idiomas

«Hace unos cuantos años te diferenciabas sabiendo inglés. Ahora te diferencias no sabiéndolo». Los idiomas, por tanto, siguen siendo más que un valor añadido, partiendo de la base de que un candidato que no domine inglés está prácticamente destacado. «Vas a tener que hablar con proveedores, viajar y estar en contacto con muchas culturas diferentes. Además de una mente abierta, el inglés se postula esencial para cualquier ingeniero», sintetiza.

Las experiencias Erasmus o las prácticas en el extranjero, por tanto, son ahora algunas de las mejores opciones a la hora de destacar frente a otros candidatos. «Hay que ser permeables y hablar con gente diferente a vosotros», añade Castro. Con esto, el ingeniero no pretende «menospreciar» la formación académica de los futuros profesionales asturianos, sino que les pide ser «multidisciplinares» y no perder de vista ningún tipo de oportunidad que les pueda aportar nuevas oportunidades. Así, también les instó a «leer la prensa» y a estar actualizados día a día. Nunca se sabe si detrás de la última gran obra van a ser necesaria la nueva hornada de ingenieros. «Si se hace falta una nueva batería de cok sois vosotros los que estaréis ahí».