El Comercio

Un pacto de izquierdas que nunca llegó

Mario Suárez (Xixón Sí Puede), José María Pérez (PSOE) y Aurelio Martín (IU), en el brindis navideño con la prensa, en diciembre de 2015.
Mario Suárez (Xixón Sí Puede), José María Pérez (PSOE) y Aurelio Martín (IU), en el brindis navideño con la prensa, en diciembre de 2015. / JOAQUÍN PAÑEDA
  • IU y Xixón Sí Puede llegaron a plantear la opción de darle a Aurelio Martín la Alcaldía, como «hombre de consenso»

  • Hace más de tres años que se habla de un acuerdo, con más declaraciones públicas que negociaciones

Julio de 2013. Durante una semana, PSOE, PP e IU, entonces los grupos que conformaban la oposición municipal, estudiaron todas las posibilidades habidas y por haber para apartar a Carmen Moriyón y Foro de la Alcaldía de Gijón. No fue posible. Verano e inicios del otoño de 2016. Mismo objetivo, aunque distintos interlocutores. Tampoco es posible. Más de tres años lleva sobrevolando sobre el Ayuntamiento un posible pacto de la izquierda (en su momento también con la derecha del PP) que en realidad nunca ha estado cerca. Y ahora, aunque siempre hay quien «no descarta nada», parece más lejano que nunca.

Las negociaciones del verano de 2013 avanzaron en buena sintonía entre PSOE e IU. Pero necesitaban los votos del PP. Y los populares propusieron que fuera su entonces portavoz, Manuel Pecharromán, quien ocupara la Alcaldía. Era impensable que los demás aceptaran. Se estudiaron otras opciones. Hasta que la presidenta de la gestora que dirigía entonces el PP de Gijón, Ángeles Fernández Ahúja, aseguró públicamente que no firmarían ningún pacto con el PSOE ni les facilitarían la Alcaldía. Adiós al acuerdo. Nada se volvió a hablar del tema hasta que, en mayo de 2015, Foro gana las elecciones municipales (8 concejales) pero las cifras evidencian que la suma de ediles de PSOE (7), Xixón Sí Puede (6) e IU (2) daría la Alcaldía a las fuerzas de la izquierda. A Foro ya no le valía contar con el PP, debilitado con solo tres ediles, o con el único representante de Ciudadanos.

Y entonces sí hubo conversaciones, públicas incluso. Pero lo cierto es que nunca pareció cerca el pacto. Xixón Sí Puede no estaba dispuesto a dar la Alcaldía al PSOE y el PSOE no estaba dispuesto a cederla, ni siquiera por la posibilidad de una Alcaldía rotatoria, como propuso el portavoz de Izquierda Unida, Aurelio Martín. Y Carmen Moriyón tomó posesión como alcaldesa y la izquierda nunca parecía lo suficientemente cerca como para dar el paso. Siempre con el runrún del pacto, siempre con declaraciones públicas. Pero sin negociaciones. Y sin demasiada intención.

Aunque de cara a la opinión pública la posibilidad seguía abierta, decían los grupos, tan solo unos meses después, en febrero de 2016, toda la oposición excepto el PSOE apoyó el primer documento del Plan General de Ordenación. La izquierda, alejada de nuevo. Y así han seguido las cosas. Con un PSOE y un Xixón Sí Puede tirándose constantemente los trastos el pacto se antojaba difícil. Aún así, Xixón Sí Puede e IU han mantenido conversaciones. Y hasta no hace mucho. Ha habido contactos «informales» y «discretos» entre los dos portavoces, Aurelio Martín y Mario Suárez. Éste último admitía que en su formación había muchas voces críticas con la «paralización» de la ciudad y la gestión de Foro, así que se mostraba dispuesto a buscar una salida. Aunque lo cierto es que Suárez nunca contó para ello con el respaldo de toda la formación, ni siquiera de todo el grupo municipal, donde son evidentes las distintas (y distanciadas, a veces) sensibilidades. Eso sí, la salida de Mario Suárez y sus más próximos nunca pasaría por convertir en alcalde al portavoz del PSOE, José María Pérez. Un José María Pérez que defendió siempre que son la fuerza más votada y, por lo tanto, deberían encabezar cualquier posible pacto.

Sin contacto con el PSOE

Xixón Sí Puede e Izquierda Unida siguieron explorando otras vías. Con el PSOE nunca ha habido negociaciones. Es más, nunca ha habido contactos en este sentido. Ni unos han llamado a los otros ni los otros a los unos. Es difícil pensar que un pacto estuvo cerca si ni siquiera hubo diálogo. Pero entre las otras dos fuerzas sí los hubo. Incluso hubo una propuesta clara sobre la mesa: que Aurelio Martín se convirtiera en el alcalde de consenso que necesitaba la izquierda. Entre julio y agosto pasados esa idea estuvo en la mente de ambos portavoces y sus colaboradores. El acercamiento entre ambas fuerzas era evidente. Pero, como queda dicho, no todo el mundo en las filas de Podemos opinaba igual. Y desde la dirección regional de la formación así se le hizo saber a Mario Suárez.

Dicen que durante el mes de septiembre se pudo ver en varias ocasiones a Daniel Ripa, secretario general de Podemos Asturies, por el Ayuntamiento de Gijón. Quizás habló con el portavoz municipal del tema. El diálogo se rompe. Deja de haber contactos y Xixón Sí Puede sigue insistiendo públicamente en que nunca hará alcalde a ningún miembro de la lista socialista. No solo a Pérez. A nadie. Aunque ya no insiste en que el alcalde tuviera que ser él. Es evidente que Suárez había estado dispuesto a explorar otras vías. Aún así, la idea de Aurelio Martín como alcalde de consenso nunca llegó a ser trasladada al PSOE. Y el PSOE tampoco movió ficha en ningún momento. Respaldado por su formación, José María Pérez nunca ha planteado la opción de dar un paso atrás para buscar el acercamiento.

Y ahora, si quedaba alguna remota posibilidad, la decisión del PSOE de abstenerse para dejar gobernar al PP de Mariano Rajoy ha acabado con ellas. Una vez más se diluye la opción de la moción de censura, si es que alguna vez, alguno de los grupos de la oposición gijonesa (al menos los dos principales) ha tenido la verdadera intención de sacarla adelante, más allá del debate público y culpar al de enfrente de la situación. En las últimas semanas, algunas declaraciones han ido más encaminadas a forzar el debate que a una negociación formal. Y a estas alturas, en la propia izquierda, hay quien admite que seguir con el runrún, sabiendo que la opción no está cerca, es algo «insano» para la vida municipal.