El Comercio

De 'Supervivientes', a vender joyas 'vintage' en la Feria

'Mariajo', la ex ganadora de 'Supervivientes', con una de las joyas de su puesto.
'Mariajo', la ex ganadora de 'Supervivientes', con una de las joyas de su puesto. / JORGE PETEIRO
  • La ganadora del concurso televisivo de 2010, 'Mariajo', participa en el XVII certamen de Desembalaje

Sobreviviendo al pasado. No solo lo hizo hace seis años en el programa de televisión 'Supervivientes 2010', donde se consagró como la máxima triunfadora de la isla sino que también lo hace como vendedora. María José Fernández, quien fue bautizada como 'Mariajo' por su 'compañera' de pantalla Beatriz Trapote, 'sobrevive' un año más en la feria de desembalaje de Asturias, que cumple su XVII edición y que se celebra hasta esta noche en el recinto Luis Adaro.

«Siempre fui a las ferias y un día me dije a mi misma: '¿Y por qué no lo haces tú? Y aquí estoy, llevo tres años vendiendo», cuenta la exconcursante televisiva. Su profesión que consiste en tasar joyas la ha llevado a dar un paso más adelante y lanzar al estrellato lo mejor de estas piezas. «Tengo joyas antiguas de miles de euros que vienen a comprar». De eso no hay duda, en la mañana de ayer vendió «un reloj 'cartier' de 1.500 euros y un coral de 3.000 euros». Puro lujo en el que está «feliz».

«¿Cuánto es?», preguntaba un señor mientras sujetaba una pieza que brillaba a pesar de los años que arrastraba. «Son 20 euros», respondía el vendedor al hombre, quien no dudó en negociar: «Te doy 15 euros por ello». Trato hecho. De esta forma pasan las horas curiosos, coleccionistas y paseantes que se acercan hasta el recinto ferial Luis Adaro. Un lugar donde «viajas al pasado» a través de todos los artilugios, pues es «inevitable» escuchar el tic-tac de los relojes de cuerda, mirar el brillo de las decenas de vajillas de porcelana estilo inglés u oriental, y cómo no, volver a la infancia con el juego de preguntas 'La pera' del exitoso setentero concurso de televisión 'Un, dos, tres...'.

Algunas de las antigüedades son «compradas a otros coleccionistas» o simplemente pedidas por internet. Pero hay otras que tienen mucha historia y «valor sentimental». «Esta muñeca de porcelana me la regaló mi esposo recién casados y tiene 51 años», explicaba con emoción la gallega Pilar Sobrado que «disfruta» de las ferias junto a su marido César Conde. Un puesto que llevan «juntos», desde hace dos años, y en el que se puede encontrar «cosas de toda la vida» como el típico frutero con uvas de cristal que confunden a los paseantes al pasar: «Mira, mira ese es el jarrón que tiene mi abuela en casa», decía una joven. «No hija, este es mío», contestaba con brillo en los ojos César.

Para brillo el que brotaba del «enorme» reloj valorado en «2.500 euros» que recibía a los visitantes justo a la entrada del recinto desde el puesto de Francisco Escala. Toda una invitación a la gloria.

Un «carnaval de recuerdos» que acercan cada año unos cuantos feriantes, como el candasín José María García, que se estrena esta edición para «traer la alegría del pasado a todos». Quienes quieran encontrar algo vintage podrán hacerlo hasta las nueve de esta noche.