El Comercio

Un total de 208 fincas municipales salen al mercado de alquiler

  • Tras más de tres años de estudio, el municipio completa el inventario de casi mil fincas públicas, con cerca de un millón de metros cuadrados

Más de tres años ha tardado el Ayuntamiento de Gijón en hacer un censo-inventario de la totalidad de sus propiedades en la zona rural del municipio. La labor, eso sí, no era sencilla. Se trataba de hacer un pormenorizado estudio de casi un millar de fincas, en total en torno a un millón de metros cuadrados, y definir la situación de cada una de ellas, sus servicios, accesos y, sobre todo, sus posibilidades de explotación futura. ¿El resultado? El municipio dispone, al margen de las grandes zonas arboladas, de 985 fincas, de las cuales, a decir de los técnicos, 208 son susceptibles de ser arrendadas. Las restantes 777, bien por sus características o por carecer de los mínimos servicios exigibles, no entran en esta calificación. Todos los detalles ya están a disposición de los gijoneses en la página oficial del ayuntamiento. Con una operación simple, se puede acceder a todos los detalles de cada finca y, en suma, valorar si puede ser interesante hacerse con el alquiler, como es obvio, en precario y previo acuerdo con el Ayuntamiento.

Todo este proyecto de alquiler de patrimonio rural gijonés viene ya desarrollándose desde el mes de junio del año 2013. La alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, se lo explicó, con detalle, a los entonces miembros de la Asociación de Vecinos de Poago, en una de las habituales reuniones de la primera autoridad municipal con los dirigentes de la zona rural. Se trataba de 'poner en el mercado' decenas de fincas municipales, naturalmente en régimen de alquiler, con un triple objetivo: por una parte, darle un uso social, incluso empresarial, a decenas de parcelas que llevan años abandonadas.

Luego, con ello se lograría una mejor conservación y, por último, se trataba se solucionar situaciones de alegalidad de algunas personas que utilizaban, de hecho, fincas públicas sin permiso ni base legal alguna. Han pasado más de tres años, pero ahora ya está el estudio terminado.

Las casi mil fincas detectadas están repartidas en 17 de las 25 parroquias de Gijón. La mayor es una ubicada en Serín, de 78.816 metros cuadrados. La más pequeña, una de 550 metros cuadrados localizada en Porceyo.

Recientemente, el grupo municipal de Xixón Sí Puede puso, de nuevo, sobre la mesa este asunto, conminando al equipo de gobierno municipal a poner operativo el alquiler de las fincas y poder conocer así la respuesta de los posibles interesados.

Habrá que salvar algunas cuestiones jurídicas (siempre se pusieron sobre la mesa para aplazar los alquileres), pero, después de más de tres años, al menos, ya están definidas las fincas y serán exactamente 208 las que estarán a disposición en todo el concejo en Poago, Porceyo, Tremañes, La Pedrera, Roces, Somió, Castiello, Cabueñes, Serín, Cenero, Vega, Granda, Huerces, Deva, Lavandera, Caldones y Valdornón.