El Comercio

Dos heridos graves en un brutal choque entre un taxi y una furgoneta en El Llano

Estado en el que quedó la furgoneta implicada en el accidente.
Estado en el que quedó la furgoneta implicada en el accidente. / ÁNGEL SOLARES
  • El conductor de la furgoneta, de 31 años, salió despedido por la ventanilla diez metros. El siniestro se produjo en el cruce de Schulz con García Laviana

Un hombre resultó herido de carácter muy grave y un segundo sufrió lesiones de consideración tras chocar la furgoneta y el taxi que conducían respectivamente en el cruce de la avenida de Schulz con Gaspar García Laviana, en el barrio de El Llano. Como consecuencia del brutal impacto, el único ocupante de la furgoneta -M. M. S., de 31 años- salió despedido por la ventanilla unos diez metros, sufriendo un fuerte golpe contra el asfalto que le provocó lesiones craneoencefálicas de gravedad. Fue trasladado de urgencia por el SAMU al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). El otro herido, A. V. D., de 45 años, fue llevado al Hospital de Cabueñes con mejor pronóstico que el otro accidentado.

El siniestro tuvo lugar a las 10.30 horas de la mañana. Según explicaron fuentes del área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, el taxi circulaba por la avenida Schulz en dirección ascendente y la furgoneta por Gaspar García Laviana en dirección a la avenida de la Constitución cuando, por causas que aún se están investigando, los dos vehículos colisionaron en la intersección.

Hasta el lugar se trasladaron los sanitarios y la Policía Local, encargada de recabar los datos necesarios que ayuden a esclarecer las causas que desencadenaron el accidente ocurrido en un cruce con semáforos, un punto con una alta siniestralidad, según lamentan los vecinos. «La mayoría de choques se producen porque los coches que bajan desde la carretera Carbonera se ponen a girar hacía la avenida de Gaspar García Laviana, no hay semáforo que lo indique y cada poco hay golpes. Esta vez el accidente no fue por ese motivo, pero aquí rara es la semana que no hay algún problema», critica un vecino de la avenida Schulz, una vía reservada para taxis y autobuses.