El Comercio

Calabazas que hacen «récord»

Los premiados posan junto a las calabazas en el Botánico.
Los premiados posan junto a las calabazas en el Botánico. / PAÑEDA
  • Ana Fernández gana el premio a la fruta más grande; Mercedes Costales, a la más rara, y Teresa López, a la mejor decorada

Las más grandes, las más raras y originales y las mejor decoradas. Esas eran las tres categorías que se premiaban en el 'V Concurso de Calabazas' del Jardín Botánico, una actividad que está dentro del taller 'Calabazas y calaveras,' celebrado ayer con premios y unas cuántas sonrisas de todas las edades.

Con cara de bruja, imitando a las tradicionales matrioskas o representando una calavera, lo importante era la creatividad. Si resulta raro ver esos personajes en una exuberante calabaza, imagínense a estos frutos con aspectos de lo más extravagantes o de tamaños colosales. Decenas de ilusiones estaban puestas en estos frutos que fueron valorados y seleccionados por un jurado -Pedro Avello, responsable del Jardín Botánico; Cristina Mieres, jefa de la Unidad Técnica del servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento; Susana Noriega, responsable de mantenimiento y conservación del Jardín; Miguel Ángel Fernández, capataz del Botánico, y Lidia Rodríguez, técnico del área de mantenimiento y conservación- que las escogió como las mejores de las 92 calabazas presentadas en esta edición. «Ha sido un número muy alto de participación», explicó Jorge González Palacios, gerente de Divertia.

Una vez medidas y examinadas el jurado dio su veredicto y otorgó a los seleccionados el galardón. El primer premio consistió en 175 euros y un trofeo; el segundo, 125 euros y también un trofeo, y el tercero, obtuvo la cantidad de 75 euros junto al trofeo.

Este premio «sabe a mucho», y no solo eso, ya que llevó a unas cuantas familias a pasar el día por el Jardín Botánico el cual estaba adornado con más de 54 variedades diferentes de calabazas que teñía de color naranja la inmensidad del jardín.

Un jardín que según Jorge González es cada vez más «el punto de encuentro de todos los gijoneses». Y es que la actividad 'Calabazas y calaveras' va a cerrarse «por encima de las 5.000 visitas. Todo un nuevo récord en esta quinta edición», señaló. A su vez, quiso apuntar que «los sondeos realizados a lo largo del día de ayer en los principales hoteles de la ciudad y establecimientos hosteleros dejan de manifiesto la tendencia positiva que tenemos los últimos años en turismo de Gijón». Un puente, que señala como «récord».