El Comercio

Los ecologistas alertan de un pico de contaminación

La zona oeste de Gijón, con los visibles efectos de la contaminación.
La zona oeste de Gijón, con los visibles efectos de la contaminación. / DAMIÁN ARIENZA
  • Todos los barrios registraron el lunes una subida superior al 300% en la emisión de benceno y PM10, partículas muy dañinas para la salud

Las estaciones de medición de calidad del aire de la ciudad captaron, durante la tarde y la noche del lunes, una subida «notable» de las partículas contaminantes en todos los barrios de la ciudad. Así lo aseguró ayer la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies, que basó esta alerta en los datos publicados por el Principado en su web institucional. El colectivo ecologista sostuvo que elementos cancerígenos como el benceno «han alcanzando un pico de cuatro microgramos por metro cúbico en Pumarín», único lugar en el que se facilitan datos de este compuesto y que supone una subida del «500% si se compara el punto de partida, que es de 0,89».

Asimismo, la presencia de las PM10, partículas contaminantes de menos de diez micras de tamaño, ascendieron hasta un 780% en el medidor de La Calzada. En El Llano, se experimentó un incremento del 320%; en Roces, del 300%, y del 440% en Pumarín. Desde la organización ecologista, a su vez, reclamaron más medios al Principado a la hora de controlar estas partículas.

Clara González-Pedraz, directora del área de Sostenibilidad y Cambio Climático del Ayuntamiento, aseguró desconocer la causa de esta incidencia, ya que, según los datos de los técnicos municipales, las «medidas del conjunto de las 24 horas salen bien y entran dentro de los parámetros normales». Por ello, achacó estas medidas a algún foco contaminante puntual, aunque el repunte del benceno «será estudiado con más detenimiento para esclarecer la causa del aumento».