El Comercio

Fernando Masaveu dice que solo se dedica a «supervisar la cuenta de resultados»

Fernando Masavéu entrando a declarar.
Fernando Masavéu entrando a declarar. / NEWSPHOTOPRESS
  • El presidente de la Corporación Masaveu declaró que se dedica a cuestiones institucionales y aseguró ignorar el precio del cemento y la ubicación de sus canteras

Fernando Menéndez, presidente de la Corporación Masaveu, negó ayer su participación en la negociación o gestión de cualquier tipo de relación entre Tudela Veguín y la UTE Dique Torres, que ejecutó la ampliación de El Musel. Es más, también rechazó haber tratado el asunto con los entonces presidente y director del puerto, Fernando Menéndez Rexach y José Luis Díaz Rato. Así lo indicó durante su declaración como testigo ante la jueza Carmen Lamela, titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, que investiga los sobrecostes de El Musel.

Según señalaron ayer los letrados tanto de la defensa como de la acusación particular presentes en el caso, Fernando Masaveu explicó que su cometido se limita a «supervisar la cuenta de resultados» de la corporación, al tiempo que aseguró desconocer el precio de la tonelada de cemento, a pesar de que la producción de este material es el principal negocio de Tudela Veguín. Es más, añadió ignorar dónde se encuentran las canteras de Perlora (Carreño) de donde se extrajo el material de relleno para la obra portuaria.

Especialmente molesto con la declaración de Masaveu se mostró Viliulfo Díaz, defensor de José Luis Díaz Rato, pues éste mantenía que en una reunión celebrada en el restaurante La Solana, a la que también asistió Menéndez Rexach, habrían tratado el asunto de las canteras y los precios. «Dijo que era mentira esa reunión para que dieran más material de la cantera de La Hoya, pero la prueba es que en 2009 sí lo dieron», apuntó Díaz. Pero en este punto Fernando Masaveu solo reconoció un encuentro para conocerse.

Desde la Ocan y la Asociación de Vecinos de Alto Aboño mostraron su sorpresa cuando escucharon a Fernando Masaveu decir que «no sabía nada, que no estaba en el día a día de Tudela Veguín». Además, apuntaron que aseguró que «en el consejo de administración solo se tratan asuntos que superan el millón de euros o los más destacados», pero no la ampliación de El Musel. «Apuntó que él solo se dedica a cuestiones institucionales y que Tudela Veguín es una empresa muy profesionalizada», añadieron los letrados.

Sí reconoció Julio Peláez, director general de Tudela Veguín, algunas de las cuestiones que han venido saliendo en el sumario en los últimos meses. Por ejemplo, confirmó los contratos existentes con la UTE Dique Torres, uno de los cuales condicionaba la extracción de material pétreo a la venta de cemento y que, si había algún tipo de incumplimiento, Tudela Veguín tendría derecho a una importante indemnización.

Rechazó Peláez, no obstante, que la empresa se beneficiara en unos 80 millones de euros por trabajos realizados por la UTE, tal como apunta la Oficina Europea Antifraude (Olaf). Peláez indicó que sólo había facturado 7,7 millones por haber realizado las voladuras necesarias en las canteras, mientras que el resto fueron trabajos de mantenimiento de sus instalaciones, de las carreteras particulares por las que circulaban mil camiones al día y cambios en los trazados de las líneas eléctricas.

Ventajas

Desde la Asociación de Vecinos Alto Aboño se aportó documentación con la que sostiene que Tudela Veguín había salido beneficiada. Además de haber cobrado un precio más alto por el cemento en la obra del puerto de Gijón que en la de La Coruña, con la limpieza de canteras, una balsa de decantación en Perlora, el asfaltado de la carretera privada, evitar llevar a un vertedero los deshechos de la cantera, la explanación de parte del Alto Aboño donde ampliar la planta de cemento, un nuevo depósito de agua y un etcétera de asuntos que ayer se pusieron sobre la mesa.

Es más, los letrados indicaron que existe un documento del 30 de septiembre de 2004 -es decir, unos meses antes de la adjudicación de la obra de ampliación- en la que Tudela Veguín se muestra dispuesta a ceder a la UTE Dique Torres los derechos de explotación de unos terrenos. Los abogados se preguntaban por qué lo habían ofrecido antes de ser los adjudicatarios de la obra.