El Comercio

Gijón priorizará en sus pagos el abono de la deuda a los salarios del personal

  • Hacienda asegura que esta medida solo afectaría a situaciones de falta de liquidez, que no se dan en el Ayuntamiento

En plena negociación de unos presupuestos que marcan como compromiso ineludible para 2017 la amortización de 21,1 millones de euros de deuda, el Ayuntamiento acaba de aprobar un 'plan de disposición de fondos' que obliga a la Tesorería municipal a dar la máxima prioridad en la aprobación de órdenes de pago al cumplimiento de los compromisos con los bancos frente a otros como los salarios del personal o las ayudas sociales de emergencia. Esto significa que, en un supuesto de falta de liquidez, el consistorio debería dedicar el dinero necesario a atender las obligaciones derivadas de sus contratos de préstamo antes de afrontar cualquier otro pago. Fuentes de la Concejalía de Hacienda señalan que las administraciones locales están obligadas a aprobar este plan y que, en cualquier caso, «en ayuntamientos que no tienen problemas de tesorería, como el nuestro, no es relevante».

Este instrumento de planificación de las actuaciones de la Tesorería fue aprobado por resolución de Alcaldía el 11 de octubre, aunque no entrará hasta hoy en vigor, después de haber sido publicado ayer en el BOPA. En el apartado de antecedentes se indica que «si bien la Hacienda municipal viene disfrutando de adecuada liquidez, y ante la ausencia de un plan de disposición de fondos completamente desarrollado, las órdenes de pago se han atendido de acuerdo con las prioridades prescritas en la normativa vigente». Añade no obstante que la aprobación de este plan es imprescindible «considerando el escenario económico general en el que está inmerso el Estado» y, sobre todo, por los cambios normativos de los últimos años. Cita entre ellos la polémica modificación del artículo 135 de la Constitución, que establece que el pago de los intereses y el capital de la deuda pública de las administraciones «gozará de prioridad absoluta», y la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.

El plan fija una «prelación de pagos» con ocho niveles, encabezados por la deuda y seguido por los salarios y las obligaciones contraídas en ejercicios anteriores. Cuestiones como las ayudas de emergencia están en el quinto nivel. «Cuando de la programación de las disponibilidades del trimestre se dedujese una dudosa cobertura de las obligaciones de los niveles 1, 2 y 3, se ajustará el pago de cualquier otra para dotar a estas de la oportuna cobertura», indica.

Temas