El Comercio

Un año para alcanzar la «accesibilidad universal»

Un integrante del Consejo Sectorial de Discapacidad, presidido por Eva Illán, pide la palabra.
Un integrante del Consejo Sectorial de Discapacidad, presidido por Eva Illán, pide la palabra. / J. PETEIRO
  • El Consejo Sectorial de Discapacidad ultima la nueva ordenanza

  • El Consistorio plantea eliminar las barreras arquitectónicas de las zonas de paseo y crear parques infantiles con juegos accesibles

La idea era ultimarla ayer, pero quedó pendiente para la reunión que el Consejo Sectorial de Discapacidad celebrará el próximo mes. Los integrantes de este órgano, asesor de la Concejalía de Bienestar Social, debían llevar sus propias aportaciones al borrador de la ordenanza de accesibilidad universal presentado por el equipo de Gobierno. Si todo va bien, el mes que viene recibirá el visto bueno y luego solo quedará pendiente su aprobación en el pleno. «Mi intención es que esté lista cuanto antes», aseguró la concejala de Bienestar Social, Eva Illán.

A partir de ahí, un año para poner en marcha la primera fase de la conversión de Gijón en ciudad con 'accesibilidad universal'. Quiere el Consistorio garantizar el acceso «total» a todas las personas, independientemente del grado o tipo de discapacidad que tengan. Así, plantea la creación de recorridos urbanos sin barreras arquitectónicas, lo que supone aceras diáfanas, bordillos a ras des suelo y pavimentos no resbaladizos. Pavimentos que permitan servir de guía a las personas con discapacidad visual.

Además de las barreras del paseo, la ordenanza da un paso más allá y quiere garantizar el acceso a todas las dependencias públicas, que deben tener entradas sin peldaño y ascensores del tamaño suficiente para acceder a él en silla de ruedas. Servicios que contarán con sistemas adaptados para las personas con discapacidad auditiva y con mostradores accesibles desde baja altura.

Semáforos con cuenta atrás

Entre las novedades de la normativa está la creación de parques infantiles en los que puedan jugar los menores con alguna discapacidad. Columpiarse en silla de ruedas es posible ya en otras ciudades, como también lo es contar con semáforos con dispositivo de cuenta atrás, para que el peatón sepa el tiempo de que dispone para cruzar. Una vez cumplidas todas las fases, no cumplir esta norma también llevará sanción.