El Comercio

Xixón Sí Puede reclama una renta básica en los presupuestos de 2017

Reunión del gobierno municipal con Xixón Sí Puede, primera de las tres celebradas ayer.
Reunión del gobierno municipal con Xixón Sí Puede, primera de las tres celebradas ayer. / JOAQUÍN PAÑEDA
  • El PP lamenta los «estrechos márgenes» de negociación e IU se muestra preocupado por las rebajas en la atención a mayores

El gobierno municipal cerró ayer con Xixón Sí Puede, PP e IU la primera ronda de encuentros con los grupos políticos para hablar sobre los presupuestos. Tras dos jornadas marcadas por la petición de información adicional por parte de los concejales de la oposición -como el techo de gasto para 2017 o el grado de ejecución presupuestaria de 2016-, Foro prevé aprovechar la comisión de Hacienda del próximo miércoles para intentar hacer una primera puesta en común de las aportaciones presentadas por los diferentes partidos. Quedará aún una semana para nuevas conversaciones, con el objetivo puesto en el 18 de noviembre, fecha en la que el gobierno pretende aprobar un proyecto definitivo que el resto de grupos ya solo podrá modificar por la vía de las enmiendas antes de su votación en Pleno el 27 de diciembre.

Tras su reunión de ayer el portavoz de Xixón Sí Puede, Mario Suárez, reiteró su «discrepancia» con el apartado de ingresos y recordó que su formación había propuesto una mayor carga fiscal para grandes empresas, bancos y operadoras de telefonía. La iniciativa no prosperó, por lo que «los ingresos siguen siendo los mismos, y eso lastra mucho el presupuesto» al no permitir la puesta en marcha de nuevos programas con calado.

Señaló que su grupo peleará por la inclusión en las cuentas de 2017 de un proyecto piloto de renta básica, algo que no viene reflejado en el documento pese a haber recibido el visto bueno del Pleno. Suárez también echa en falta otros el cumplimiento de otros acuerdos plenarios como la construcción de un campo para el fútbol femenino en Ceares, que el gobierno aplaza a 2018. «No vamos a admitir eso bajo ningún concepto, debe hacerse en 2017». Cree que «habrá que mover alguna partida no para satisfacer a Xixón Sí Puede, sino para cumplir con los mandatos del Pleno».

Precisamente la multitud de actuaciones comprometidas con la oposición es según el PP uno de los «lastres» que hacen que «los márgenes de negociación sean estrechísimos». El concejal Pablo González lamenta que a lo largo de este año «los grupos, sobre todo los partidos de izquierdas, se han lanzado a aprobar un montón de obligaciones para el gobierno, que en muchos casos son ocurrencias con trasfondo ideológico». Los gastos fijos del personal y la necesidad de devolver deuda son otras de las limitaciones. «Solo podemos negociar cuestiones de micropolítica», señala. Entre ellas el PP pedirá, por ejemplo, digitalizar de datos en el Muséu del Pueblu d'Asturies y solucionar el problema de la carretera del Piles al Infanzón. «El gobierno está receptivo y creo que se llegará a un acuerdo».

IU mostró su preocupación por las rebajas en programas como la ayuda a domicilio y pidió más fondos para empleo, servicios sociales, bibliotecas y memoria histórica.