El Comercio

Gijón, 'zona libre de agresiones sexistas'

Guadalupe García, Ángela García, Aridane Cuevas, Álvaro Granda y Lara Sánchez.
Guadalupe García, Ángela García, Aridane Cuevas, Álvaro Granda y Lara Sánchez. / PALOMA UCHA
  • Mujeres Jóvenes plantea clonar la iniciativa de Pamplona e implicar a todos los empresarios hosteleros para cortar el repunte de agresiones

  • Las organizaciones juveniles ultiman un plan para frenar los malos tratos entre menores de edad

Lo primero que se ve es una mano roja. Abierta. Bajo ella, el eslogan 'zona libre de agresiones sexistas'. El cartel fue implantado en Pamplona para prevenir ataques a las mujeres en las últimas fiestas de San Fermín. Desde la madrugada del 7 de julio, el cartel se hizo triste y mundialmente famoso. Fue utilizado por miles de personas en las manifestaciones de rechazo contra la terrible violación múltiple registrada, precisamente, en esas fiestas. Cinco jóvenes, entre ellos un agente de la Guardia Civil y un soldado, agredieron sexualmente a una chica de 18 años. Agresión que grabaron y que compartieron en una red social con un grupo de individuos autodenominado 'la manada'.

Esa misma mano, quizás en malva, con idéntico eslogan: 'zona libre de agresiones sexistas' es la que quiere clonar Gijón. Mujeres Jóvenes de Asturias, entidad juvenil de ámbito regional, pero con sede en la ciudad, ha llevado a los consejos de juventud gijonés y regional la propuesta. «La idea es implantar el programa en Gijón y en toda Asturias. Por el momento, lo hemos planteado en los consejos, pero aún tenemos que desarrollar la propuesta».

Así lo explicó la presidenta de la entidad, Ángela García, quien señaló que el objetivo «es implicar en la creación de estas 'zonas' a todas las instituciones y, sobre todo, a los locales de ocio». De hecho, los empresarios hosteleros son los primeros con los que se sentarán a hablar, «porque necesitamos su total implicación. No vale solo con poner la pegatina de la mano roja en el escaparate del local, hay que tener claro que no se deben permitir las actuaciones sexistas, y esas también incluyen utilizar a la mujer como reclamo para ganar dinero».

Violencia descontrolada

Se refiereÁngela García a las promociones de algunos locales en los que se invita a las chicas «con el objetivo de ganar clientes masculinos», o a las publicidades en las que, directamente, «es el cuerpo de la mujer el reclamo utilizado».

Además de cortar ese tipo de mensajes, lo que busca el plan 'zona libre de agresiones sexistas es «que no sea, como ocurre siempre, la chica la que se acaba marchando del local, harta del acoso». Busca la iniciativa de Mujeres Jóvenes que «el hostelero debe comprometerse a echar al agresor del local, a no permitir esas actitudes que, desgraciadamente, vemos casi cada día».

Las palabras de la presidenta de la entidad, Ángela García, contaron con el respaldo automático de los presidentes de los consejos juveniles de Gijón, Álvaro Granda, y de Asturias, Sheila Suárez. Ambos aseguraron que «nos parece una iniciativa muy interesante» porque, confirmó la presidenta regional, «la violencia sexista entre jóvenes está descontrolada».

Granda, por su parte, mostró el respaldo de Gijón «a la puesta en marcha de este plan» y a participar en el mapa de ocio juvenil que el Instituto Asturiano de la Mujer desarrollará en los próximos meses. Un mapa con el que conocer no solo dónde se concentran los jóvenes asturianos, sino qué problemas se detectan y cómo actuar sobre ellos.

Tanto él como Sheila Suárez y Ángela García tienen claro que el problema radica en «la educación en desigualdad», así como en el «bombardeo de mensajes sexistas desde la televisión, la música e internet».