El Comercio

Eva Illán, concejala de Bienestar Social.
Eva Illán, concejala de Bienestar Social. / PURIFICACIÓN CITOULA

Illán: «Es demencial que alguien deje el salario social por trabajar y luego tarde dos años en recuperarlo»

  • «Las becas de comedor crecen cada año. En el primer semestre ya dimos más que en todo el año pasado», advierte la concejala de Foro

Maneja más dinero en política social que sus colegas de Oviedo y Avilés juntas. Eva Illán, presidenta de la Fundación Municipal de Servicios Sociales y concejala del área por Foro, destaca que Gijón «siempre ha fomentado las políticas sociales», pero reclama para la ciudad más apoyo del Gobierno regional. No solo en aporte económico, «a Avilés le da, en proporción, tres veces más que a Gijón», sino también en colaboración. «Lo que está pasando con el salario social no es normal».

Lo dice porque la prestación, que ya cobran más de 20.000 asturianos y de la que se benefician más de 40.000 (de cada nómina de esta renta para quien no tiene ingresos viven una media de 2,2 personas) «acumula mucho retraso en las revisiones. Es demencial que alguien deje de cobrar el salario social porque ha encontrado un trabajo temporal y, cuando se le acaba el contrato, tarde dos años en recuperarlo».

Un atasco en la revisión de expedientes en la que se encuentran 6.000 asturianos y que, según Illán, «desincentiva la búsqueda de empleo. Si sabes que por trabajar dos meses vas a estar dos años sin ingresos, es lógico que rechaces ese empleo», plantea la concejala de Foro.

Una situación que, al final, acaba repercutiendo en las arcas municipales. «Crecen las peticiones de ayuda de todo tipo». Si las solicitudes de salario social son en seis meses el 74% de todo el año pasado, en las de ayuda de emergencia van a más, «como las becas de comedor. Es una partida que ha tenido que crecer cada año». En 2010 eran 726.500 los euros destinados por el municipio para financiar la comida de los alumnos en los centros escolares. Este año, el desembolso ya llega a 1,4 millones. La cantidad es idéntica a la de 2015, debido a la prórroga presupuestaria, pero no la demanda. «En todo 2015 aprobamos 2.230 ayudas. En el primer semestre de este año fueron ya 2.369», dijo Illán.

350 euros para calefacción

Como también aumentaron las peticiones de ayuda para paliar los efectos de la pobreza energética. En esta última convocatoria, que se cerró el 31 de octubre, se han presentado casi 3.000 solicitudes. De las 890 valoradas ya, 732 se han resuelto positivamente».

Son 350 euros, en pago único, que salen de las armas municipales para ayudas a las familias que no pueden hacer frente al coste de la electricidad. Unas familias para las que Eva Illán pide, de nuevo, un plan estatal «de ayudas no tasadas. Abierto hasta cubrir las necesidades».

Se refiere a las 444 ayudas de 700 euros que destina a Gijón el plan contra la pobreza infantil financiado por los gobiernos central y regional. «Tenemos ya 700 solicitudes y todas cumplen los requisitos. Es muy duro decirle a una familia que tiene esa necesidad, que tiene derecho a recibir esa ayuda, que no la tendrá».

Como tampoco apoya los cambios en la Ley de la Dependencia. La no compatibilidad de servicios decretada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy hace que «hayan bajado las peticiones de ayuda a domicilio. Muchos mayores no la piden, aunque la necesitan, porque temen que les suponga un gasto».