El Comercio

IU ofrece un acuerdo para desbloquear el presupuesto

Aurelio Martín y Ana Castaño, en un Pleno.
Aurelio Martín y Ana Castaño, en un Pleno. / PURIFICACIÓN CITOULA
  • Piden reservar 6 millones de euros para que haya un complemento a las ayudas sociales como vía intermedia a la renta básica de Xixón Sí Puede

  • Sus dos ediles reclaman a Foro un guiño a su propuesta para crear una tarjeta solidaria para las familias con menos recursos

IU ofrece al gobierno de Foro un acuerdo para desbloquear el presupuesto municipal de 2017. Sus dos concejales, Aurelio Martín y Ana Castaño, consideran que pueden facilitar un punto de encuentro desde la izquierda para evitar una segunda prórroga presupuestaria consecutiva. Pero para ello requieren del equipo de gobierno un guiño a su propuesta de crear en la ciudad una tarjeta solidaria para las familias con menos recursos, un instrumento que funciona ya en ciudades como Barcelona y que serviría de complemento para las ayudas sociales ya existentes.

Martín y Castaño reclaman un giro de contenido social al presupuesto presentado por Foro para poder justificar su apoyo a un proyecto de cuentas que a día de hoy ven «con pocas novedades y continuistas». Los concejales de la coalición de izquierdas además consideran que su tarjeta solidaria, para la que piden reservar una cantidad de seis millones negociable, es una vía intermedia frente a la petición imposible de Xixón Sí Puede de recoger en el presupuesto una renta social básica.

La tarjeta propuesta se articularía para pagar necesidades básicas de las familias más desfavorecidas de la ciudad. Los destinatarios serían beneficiarios del salario social, perceptores de pensiones no contributivas y mayores de 55 años que cobren el subsidio por desempleo. IU hace especial hincapié en los casos de familias con escasos ingresos que tengan niños o adolescentes a su cargo.

La idea es que estas personas no tengan que presentar papeles para demostrar una situación que ya tienen acreditada, de forma que la solicitud de la tarjeta se haga de forma ágil. El objetivo de la tarjeta no es tanto satisfacer necesidades de alimentación -explicaron-, sino complementar las menguadas rentas para que las familias en mayores apuros económicos puedan hacer frente a cuestiones como gastos de energía, cambio o arreglo de electrodomésticos, gafas o productos de ortopedia.

En opinión de los dos concejales, liberar recursos necesarios para poner en marcha esta iniciativa social «es una cuestión de escala de prioridades y de voluntad política». En ese sentido, sugieren que los seis millones de euros solicitados podrían salir del remanente de Tesorería, haciendo un equilibrio con las obras de los presupuestos participativos que son consideradas financieramente sostenibles.

La coalición, a la vista de que un cambio de gobierno de izquierdas es prácticamente una quimera por los desencuentros entre PSOE y Xixón Sí Puede, quiere ejercer una oposición constructiva. De hecho, el portavoz municipal, Aurelio Martín, afirmó el pasado viernes que su grupo está dispuesto a «aprobar un presupuesto de Foro para 2017, porque es peor que Gijón no lo tenga». Sin embargo, IU necesita gestos del equipo de gobierno para poder justificar ante su militancia el apoyo a unas cuentas de Foro. Y en ese sentido considera que su propuesta «no es para nada baladí», algo que ya le ha hecho saber a la concejala de Hacienda, Ana Braña, con la que esperan poder seguir negociando de aquí al día 18, cuando está previsto que el proyecto presupuestario vaya a la junta de gobierno.

El precedente del PGO

Si finalmente IU consigue llevarse el ascua a su sardina en esta cuestión volverá a rentabilizar sus apoyos al gobierno local de Foro. Algo que ya hizo en febrero con su voto favorable a la aprobación inicial del Plan General de Ordenación (PGO), lo que le permitió arrancar el compromiso de incorporar al documento una inversión de 200 millones de euros hasta 2028 para la rehabilitación de viviendas y barrios degradados.

IU consiguió el pasado viernes otra pequeña victoria en su batalla contra la externalizaciones de servicios municipales que puede enmarcarse también en el contexto de la negociación presupuestaria en ciernes. La presidencia de la junta rectora de la Fundación Municipal de Cultura decidió retirar la propuesta del pliego de contratación de servicios complementarios de atención al público en museos y bibliotecas de la red municipal, que Foro pretendía que se llevase a cabo por una empresa externa. El rechazo de los grupos de la izquierda fue clave.