El Comercio

Más espacio para los bomberos

Accesos al parque de bomberos y a las instalaciones de Emulsa.
Accesos al parque de bomberos y a las instalaciones de Emulsa. / PURIFICACIÓN CITOULA
  • El Ayuntamiento plantea ampliar las instalaciones del parque a una parcela anexa

  • El Gobierno local descarta la fusión con la Policía Local en el nuevo edificio junto al Palacio de Justicia por falta de operatividad

El Ayuntamiento parece tener prácticamente descartada la fusión en un mismo edificio del cuerpo de bomberos y la plantilla de la Policía Local. La pretensiones del Gobierno municipal pasan por construir la nueva Jefatura de la Policía en la parcela anexa al Palacio de Justicia y ampliar el parque de bomberos de Roces, una expansión de la que también se beneficiaría Emulsa, cuya sede se ubica justo al lado del servicio de Prevención y Extinción de Incendios.

Según explicaron desde el área de Seguridad Ciudadana, aunque en un primer momento se pensó que en unir los dos servicios, la intención ahora -tras conocer otras dependencias, como la de Bilbao que visitaron el lunes- es construir el nuevo edificio para la Policía Local y modernizar el parque de bomberos. «Creemos que es más operativo que los bomberos se queden en Roces, desde donde cuentan con buenas salidas», señalaron las mismas fuentes.

Según ha podido saber este periódico, el Ayuntamiento plantea la posibilidad de ampliar las instalaciones hacia una parcela limítrofe, aunque aún queda por determinar si se hará mediante la modalidad de compra o si bien se trata de un solar de propiedad municipal.

Seguridad para Emulsa

De esta forma se procedería también a dotar de medidas de seguridad al recinto de Emulsa para evitar los continuos robos que se producen en el punto limpio de Roces desde hace años. Precisamente los vecinos denunciaban públicamente la semana pasada que las incursiones en el punto limpio se hacen sin ningún tipo de impedimento, ya que los vigilantes de la instalación para el depósito de enseres domésticos «están amenazados».

Ese temor llega también a los ciudadanos que se desplazan hasta el lugar para depositar sus viejos electrodomésticos. Según los vecinos, ladrones de chatarra llegan a detener a los vehículos que se dirigen al punto limpio para comprobar el tipo de mercancía que llevan. «En espacios públicos que antes eran zona habitual de reunión de familias con niños hoy no se acerca nadie. Además han aumentado los robos», lamentan.

Desde el Ayuntamiento se quiere poner freno al continuo pillaje de chatarra dotando de un sistema avanzado de seguridad que impida el acceso al punto limpio.