El Comercio

«No os asustéis de nosotros»

El capitán Juan Antonio Pascual Sevillano se dirige al público asistente a la charla.
El capitán Juan Antonio Pascual Sevillano se dirige al público asistente a la charla. / DANIEL MORA
  • Personas con discapacidad intelectual imparten formación a la Guardia Civil

  • Miembros de Rey Pelayo mostraron a los agentes técnicas para evitar clichés y la Benemérita les inculcó claves para aumentar su seguridad

«Uno de los rasgos de la discapacidad intelectual son los movimientos esteorotipados. Esto quiere decir que vamos a hacer movimientos extraños. Os lo decimos para que no os asustéis de nosotros».

Durante hora y media, Jose dejó de ser un integrante más de la Asociación Rey Pelayo, entidad especializada en personas con discapacidad intelectual. Pasó a convertirse en formador de agentes de la Guardia Civil. Él, junto con otros compañeros de Rey Pelayo, -Josín, Tino, Marta, Nati, Eva y Miguel- ofrecieron un curso a medio centenar de efectivos de la Comandancia de Gijón.

El objetivo era dar a conocer las claves de un colectivo tan amplio como vulnerable para incrementar su seguridad y garantizar la mejor atención de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Un proyecto que la Guardia Civil asturiana desarrolla en colaboración con Plena Inclusión, la entidad que mayor volumen de asociaciones de personas con discapacidad aglutina en Asturias.

Tras hacerlo en Oviedo, ayer tocó acudir a El Musel, para explicar a los agentes que «la discapacidad intelectual no es una enfermedad, no se cura con una pastilla», pero tampoco es un lugar común.

«En la imagen que os mostramos podéis ver a una niña con coletas, suele ser como se nos representa, pero no todos somos así», aseguraron a los agentes a los que les apuntaron qué se pueden encontrar si tienen que interrogar o ayudar a una persona con discapacidad intelectual.

«Podemos tener un lenguaje repetitivo, que quiere decir que vamos a decir varias veces lo mismo. O desviar la mirada ante un desconocido, que quiere decir que si no os conocemos de nada, vamos a mirar para otra parte. También podemos tener aversión a ser tocado o mostrarnos muy demandantes con quejas poco realistas...Vamos, esto quiere decir que nos vamos a quejar por cualquier cosa», explicó Jose quien, en un momento de su alocución no dudó en espetar al atento público: «Si no entendéis algo, podéis preguntar, ¿eh?».

¡Estoy seguro!

Y preguntaron. Por ejemplo, qué hacer si una persona con discapacidad intelectual realiza una denuncia grave que puede deberse a su percepción de la realidad». La respuesta fue inmediata. «Eso puede darse más en personas con problemas de salud mental, la discapacidad intelectual significa que tenemos limitadas algunas capacidades, pero distinguimos entre lo que está bien y lo que está mal».

Para completar la formación, mostraron un vídeo realizado por la Asociación Rey Pelayo en la que, de modo muy vibrante, resumían el sentir de las personas con discapacidad, su defensa de que «no somos bichos raros, somos seres humanos como vosotros» y que, pese a utilizar silla de ruedas o tener un aspecto diferente, «entendemos cuando nos dicen que no valemos para nada o que somos retrasados. Y duele».

Un aplauso emocionado premió a los formadores. Que luego serán alumnos, ya que la Guardia Civil y Plena Inclusión han elaborado un folleto elaborado con pictogramas con consejos de los agentes para garantizar la seguridad de las personas con discapacidad. '¡Estoy seguro!', se llama. Y vale para todos.