El Comercio

Estefanía Puente.
Estefanía Puente. / DANIEL MORA

El consejo de Vivienda rechaza el proyecto de presupuestos para 2017

  • Xixón Sí Puede, que votó en contra, lamenta que las cuentas presentadas por Foro «son más de lo mismo» y no combaten la exclusión residencial

El consejo de administración de la Empresa Municipal de Vivienda rechazó ayer la propuesta de presupuestos para 2017 presentada por el gobierno. El documento tuvo el voto favorable de los representantes de Foro (3), insuficiente para sacar adelante las cuentas. PSOE, PP, IU y Ciudadanos se abstuvieron, mientras que Xixón Sí Puede se posicionó en contra del proyecto.

La concejala Estefanía Puente justificó su rechazo a los presupuestos en que «son más de lo mismo y si el año pasado ya les dijimos que no nos valían, no entendemos que sigan igual». La edil de Xixón Sí Puede criticó entre otros aspectos que «se empeñen en reducir las ayudas a la vivienda argumentando que no hay demanda, cuando lo que no hay es publicidad de estas líneas, que no están llegando a las familias que tendrían derecho a ellas». También lamentó que en la propuesta no viniera reflejada la puesta en marcha de «un programa de intermediación de vivienda para el fomento del alquiler, para lo que argumentan la escasez de personal. Nuevamente les hemos pedido más contrataciones». Puente remarcó la necesidad de «potenciar» esta empresa municipal «por la repercusión que tiene en los ciudadanos el problema de la vivienda» y consideró que Emivsl debe ser «una pieza fundamental en la lucha contra la exclusión residencial. Por eso no nos valen unos presupuestos que no apuestan por la vivienda».

La propuesta presentada por Foro estima los gastos de la empresa para el próximo ejercicio en 5,4 millones de euros, un 0,92% menos que en 2016. Tres cuartas partes de este presupuesto corresponde a las diferentes líneas de ayuda, que suman 4,2 millones de euros. Las ayudas al alquiler se mantienen en cuatro millones y las dirigidas a estudiantes en 105.000 euros. Por contra, desaparecen los 3.400 euros correspondientes a un convenio con Cáritas y se reduce de 30.000 a 10.000 euros la línea de complemento al servicio de intermediación hipotecaria (aranceles de notaría, registro de la propiedad, etc), «porque no hay demanda».