El Comercio

Los exediles críticos replican a Marín que «la lealtad al PP se defiende desde dentro»

Manuel Pecharromán, Raquel Vega, el abogado Manuel Estrada, Gabriel Díaz, Maite Menéndez y Francisco Cubiella.
Manuel Pecharromán, Raquel Vega, el abogado Manuel Estrada, Gabriel Díaz, Maite Menéndez y Francisco Cubiella. / PALOMA UCHA
  • Afirman que continuarán su lucha por mejorar la democracia interna en el partido frente a «los ejecutores de lo ordenado por Mercedes Fernández»

«La lealtad al PP se defiende desde dentro». Los cinco exconcejales críticos respondieron ayer así a la invitación de Mariano Marín para que se dieran de baja tras la sentencia de la Audiencia Provincial que desestimó su demanda para invalidar el último congreso local. A través de un comunicado Manuel Pecharromán, Francisco Rodríguez Cubiella, Gabriel Díaz, Raquel Vega y Maite Menéndez dejaron claro que «seguiremos luchando por mejorar la democracia interna del PP de Gijón y ése es motivo suficiente para continuar dentro, entendiendo que esa cuestión preocupe mucho a los que quieren convertir sus puestos en perpetuos».

«Los que llevamos décadas en el proyecto rechazamos que los que acaban de llegar hace pocos meses del partido de Cascos puedan dar lecciones de fidelidad a nuestras siglas. Ellos no son leales con el PP, son simplemente ejecutores de lo ordenado por Mercedes Fernández», remarcaron sobre Marín y otros miembros de su junta local. «Frente a los que respaldan la imposición de trabas y obstáculos a la participación de los afiliados con el fin de proteger sus intereses personalistas, seguiremos defendiendo el derecho de los afiliados a tomar sus decisiones y elegir a sus representantes, para lo que resulta fundamental facilitar su opinión en los congresos. En estos tiempos no parece muy ejemplarizante imponer presidentes», sentencian.

«Carcasa vacía»

Lamentan, asimismo, que con sus actuales dirigentes el PP de Gijón está en la «peor» situación de su historia desde su fundación en 1977. «Hoy el PP de Gijón es una carcasa vacía: de afiliados y de cuadros, a la que se añade su irrelevancia política. Solo se sustenta por un puñado de nóminas que Mercedes Fernández hace pagar a sus cercanos, que simplemente han tomado los órganos del partido y sus instalaciones para apoyar como sea y donde sea la prolongación de la larga carrera de Mercedes Fernández», subrayan.

Pese a todo, expresan su deseo de que el Partido Popular de Gijón pueda algún día «recuperar su esencia y sus valores, ser un partido útil para los gijoneses, alternativa de gobierno y un partido acorde con los tiempos». Por ello defienden que la «organización debe alejarse de intereses personales y construirse profundizando en la libertad, la democracia interna y en la participación de los afiliados».

En lo que respecta a la sentencia en sí , que acatan y respetan , destacan que «da por buena la argucia legal» utilizada por los organizadores para imposibilitar que haya más de una candidatura, pues entiende conforme a Derecho que puedan solicitarse 500 avales, con poco más de 800 afiliados al corriente de pago.

También se quedan con que el fallo no niega que en el censo oficial hubiera al menos 146 fallecidos, que solo una cuarta parte de las personas que componían ese censo estuvieran al corriente de pago y que varios centenares de personas no hubieran adquirido en ningún momento la condición de afiliado, dado que para ello era necesario haber abonado alguna cuota.