El Comercio

Formación que desdibuja las fronteras

Omar Fernández, en el centro, se dirige a varios alumnos en el IES La Laboral.
Omar Fernández, en el centro, se dirige a varios alumnos en el IES La Laboral. / PALOMA UCHA
  • Estudiantes europeos participan en un intercambio con alumnos del IES La Laboral

  • «Estos jóvenes están cumpliendo el sueño de sus abuelos, de una UE en la que se puede ir de país en país», destaca el representante alemán

«Estos jóvenes están cumpliendo con el sueño de sus abuelos, en una Europa en la que las fronteras desaparecen» y se permite la movilidad, el cambio de país, tanto a la hora de estudiar como de trabajar. Quien así habla es Martin Marks, profesor alemán que forma parte de una delegación integrada por alumnos de la República Checa, Italia y Alemania que durante esta semana han participado en el IES La Laboral en la primera jornada de movilidad del proyecto Enjoy (Oportunidades Laborales Europeas y Nacionales para los Jóvenes, por sus siglas en inglés).

Durante una semana, alumnos de cuatro centros educativos de los citados países y del IES La Laboral (es el único representante español en este proyecto) han aprendido a trabajar juntos y, también, a convivir. Y es que aunque el objetivo de esta iniciativa -que tendrá continuidad hasta 2018- es formar a los jóvenes estudiantes, de cuarto de la ESO, con vistas a su incorporación al mercado laboral europeo, en la práctica implica mucho más. «Se han establecido relaciones personales, muchas de las cuales serán duraderas. Y conocen otros países, culturas y maneras de hacer las cosas», detallan otros de los profesores que han llegado a Gijón con esta experiencia, Roberto Di Scala (Italia), Paola Digregorio (italiana que forma parte de la delegación alemana), Vladimira Juránova y Verónica Lestinská, ambas de la República Checa. Todos ellos destacan, además, la integración de los estudiantes foráneos con sus 'familias' españolas y el «cariño» que estas últimas han mostrado hacia ellos.

Cómo conectar con el mundo laboral con las nuevas tecnologías como herramienta principal y el inglés como lengua franca han guiado las sesiones de trabajo de estos alumnos.

Del IES Laboral, explica Omar Fernández, participaron en estos talleres un centenar de alumnos, aunque serán doce (seis por año) quienes viajen a Pontremolli, Reckinghansen y Uherské Ardiste para avanzar en su formación y seguir «fortaleciendo» los lazos de amistad que se han empezado a forjar en Gijón. «Los sueños políticos se hacen realidad», insiste Martin Marks en alusión a una Unión Europa en la que las fronteras se difuminan y a la que estos jóvenes tienen mucho que aportar. Entre ellos, Nadira Pavitinovic, estudiante de la República Checa de 17 años, que afirma que quiere dedicarse a la industria química y que aspira a trabajar fuera de su país. Califica esta experiencia en Gijón de «verdaderamente buena» tanto por los trabajos que han realizado como por el ambiente en el que se ha desarrollado esta convivencia. «Gijón es una ciudad muy bonita, la playa, el edificio de la Laboral y su torre...», destaca Nadira, que ejerció como portavoz de los alumnos, que ayer se centraban en improvisar la técnica del 'elevator pitch'. Es decir, convencer al contratador de que uno es el candidato más adecuado en un periodo corto de tiempo, como el del trayecto en un ascensor.

«Preparación» para el futuro

«La idea es que estén preparados para cuando salgan al mercado laboral. Nosotros, desde la experiencia desarrollada, aportamos a este proyecto nuestra metodología con las nuevas tecnologías educativas, los dispositivos móviles, las tabletas...», dice Omar Fernández.

La próxima parada es el Kathe Kollwitz, en Alemania, en marzo de 2017. Después, será la Obchodní Akademie, en la República Checa, en octubre, y cerrará el periplo el instituto Belmeseri, en Italia, en abril de 2018.