El Comercio

Las subvenciones se pagarán en cinco anualidades para evitar el impacto fiscal

  • La convocatoria especial de ayudas de Servicios Sociales para los vecinos de Jove que perdieron prestaciones se cerró sin solicitudes

La gran novedad en relación con el programa de ayudas a barrios degradados es que a partir de ahora se fraccionarán los pagos en cinco anualidades por regla general para reducir el impacto fiscal que tiene sobre los vecinos el cobro de estas subvenciones. El cambio operado en las bases reguladoras dilatará en el tiempo este pago en especie por parte del Ayuntamiento, al igual que se ha venido haciendo para las comunidades de vecinos que se acogían a las ayudas del plan del Muro, para evitar un incremento patrimonial excesivo sobre el que los perceptores deban luego rendir cuentas ante Hacienda.

A partir de este momento los nuevos barrios que concurran al programa estrella de Foro, como dentro de poco sucederá con el de Portuarios, ya recibirán las ayudas en cinco anualidades para difuminar la repercusión sobre la renta de los beneficiarios. La única excepción son los vecinos del poblado de Inuesa, en Tremañes, que al tener ya las obras en marcha, el Ayuntamiento les dio la opción de seguir como hasta ahora (con dos anualidades) o adscribirse a las nuevas bases (cinco anualidades). En votación se decantaron por no cambiar.

En los bloques de Francisco Eiriz, en Jove, las bases contemplaban el abono de las ayudas a manzanas degradadas en cinco anualidades. Sin embargo, la tercera y la cuarta se desembolsaron en un mismo año (enero y marzo de 2015), lo que supuso un elevado y repentino incremento patrimonial que afloró en su última declaración de la renta. Servicios Sociales habilitó una línea especial de ayudas, dotada con 80.000 euros, para compensar a los vecinos que hubiesen visto disminuidas o denegadas prestaciones y subsidios por el dinero recibido desde 2013 para estas obras en Jove. La convocatoria se cerró el 31 de octubre sin solicitudes.