El Comercio

Gijón se sumará el día 30 a una jornada mundial contra la pena de muerte

  • La fecha elegida rememora el día en el que el Gran Ducado de Toscana se convirtió, en 1786, en el primer Estado en abolir la pena de muerte

El Ayuntamiento aprobará esta semana su adhesión a la iniciativa 'Ciudades por la vida, ciudades contra la pena de muerte', impulsada desde hace más de una década por Amnistía Internacional y la Comunidad de Sant'Egidio. Cada 30 de noviembre más de 2.000 ciudades de todo el mundo iluminan sus edificios más emblemáticos con lemas de rechazo a la pena capital. Gijón lo hará por primera vez este año, sumándose a un listado del que forman parte 78 capitales de Estado, como París, Roma, Lisboa, Berlín o Manila y, en España, lugares como Madrid, Barcelona, San Sebastián, Málaga y Oviedo, entre otras.

La fecha elegida rememora el día en el que el Gran Ducado de Toscana se convirtió, en 1786, en el primer Estado en abolir la pena de muerte. La Comunidad de Sant'Egidio lanzó la primera jornada de 'Ciudades por la vida' en 2002, y logró entonces la participación de 80 ciudades, cifra que ahora se ha multiplicado. La iniciativa pretende potenciar el papel de los municipios en el proceso abolicionista, organizando y difundiendo acciones educativas y culturales que mantengan viva la atención «sobre este tema fundamental» y sensibilizando a los ciudadanos «sobre la urgencia de eliminar la práctica inhumana de la pena capital».

Con su adhesión a este movimiento global el Ayuntamiento se compromete «a trabajar en todos los ámbitos de su competencia para que se creen espacios de información y sensibilización adecuados sobre los motivos del rechazo a la pena de muerte y sobre el avance de la campaña abolicionista en todo el mundo». En el acuerdo que se votará pasado mañana en el Pleno se destaca «el tradicional compromiso de Gijón en favor del respeto a la vida y a la dignidad humana».

1.634 ejecuciones

Según el último informe de Amnistía Internacional sobre la pena de muerte, en 2015 fueron ejecutadas en el mundo al menos 1.634 personas, un 50% más que el año anterior y la cifra más alta registrada desde 1989. El 90% de estas ejecuciones tuvieron lugar en cuatro países: Irán, Pakistán, Arabia Saudí y EEUU. No obstante, el informe carece de información sobre China, «donde pudo haber miles», ya que en ese país los datos sobre la pena de muerte se tratan como secreto de Estado.