El Comercio

Orden de alejamiento para el detenido por agredir a su mujer con un martillo en Gijón

Orden de alejamiento para el detenido por agredir a su mujer con un martillo en Gijón
  • La víctima permanece ingresada en el Hospital de Jove, donde se recupera favorablemente de las lesiones

La magistrada titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer ha dictado una orden de alejamiento de oficio contra el hombre de 63 años detenido en Gijón por agredir con un martillo a su pareja sentimental, de 65, una medida que deberá cumplirse en el Hospital de Jove donde ambos permanecen ingresados.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) han informado de que la magistrada también ordenado la custodia policial sobre el detenido hasta el momento en el que los facultativos sanitarios le den el alta, momento en el que pasará a disposición judicial.

La valoración médica practicada a lo largo de la mañana ha determinado la prórroga de su ingreso en el centro sanitario gijónes, donde también se encuentra la víctima, que se recupera favorablemente.

Los hechos ocurrieron cerca de las 16:00 horas del pasado viernes en una vivienda de la calle Luis Braille, en el barrio de El Natahoyo. La Policía Nacional intervino tras la llamada realizada por una vecina, a la que la mujer agredida había pedido auxilio.

A su llegada, los agentes comprobaron que la mujer, que estaba acompañada de dos vecinos, uno de ellos técnico de ambulancia, tenía heridas sangrantes en la cabeza, por lo que se solicitó de inmediato la presencia de los servicios sanitarios, que la trasladaron al Hospital de Jove.

Los agentes detuvieron al hombre, que no ofreció resistencia a la detención, aunque mantenía "un discurso incoherente, balbuceante y no respondía a las preguntas".

Ante estos síntomas evidentes de encontrarse afectada su capacidad cognitiva también fue trasladado al Hospital de Jove, donde quedó ingresado en el servicio de Psiquiatría. En la inspección ocular, los agentes determinaron que la mujer había sido agredida en el dormitorio principal, donde había restos de sangre y un mechón de pelo.

También localizaron en el interior de un cajón un martillo de cabeza redondeada y un punzón metálico con restos de sangre, armas presuntamente utilizadas en la agresión a la mujer.

La mujer presentaba cinco heridas contusas craneales y en la base del cuello, pero ninguna herida cortante ocasionada con arma blanca, ni hemorragias internas ni lesiones óseas, ha precisado la Policía.

El hombre carece de antecedentes policiales y tampoco tiene denuncias previas por violencia de género.