El Comercio

Las banderas que hacen de Los Campos un colegio «vivo»

Los más pequeños del colegio atienden a su profesora durante la clase.
Los más pequeños del colegio atienden a su profesora durante la clase. / FOTOS: JOAQUÍN PAÑEDA
  • Más de 20 nacionalidades conviven en un centro que lucha por mantener la matrícula y garantizar su futuro

Lo que para ellos es una «oportunidad», una «riqueza», para los de fuera, lo saben, es «un estigma». El colegio público Los Campos, con sus 146 alumnos, su programa bilingüe, su innovadora iniciativa de mediadores de patio, su continuo empeño en ser siempre un «colegio vivo», se encuentra desde hace años con un muro: la desconfianza que supone para muchos la mezcla de orígenes, colores e idiomas que viven, y conviven, en el centro. Si a eso se añade que también sufren, como todos los demás, los efectos de la baja natalidad, que en este curso ha dejado centenares de plazas vacías en las aulas de Infantil tanto en la red pública como en la concertada, y que no tienen ningún centro de Infantil adscrito, en Los Campos están preocupados por su futuro.

Pero el equipo directivo al completo está empeñado en demostrar que «alumno inmigrante no es sinónimo de mal alumno», que los resultados escolares del centro son buenos y que el nivel de inglés, por ejemplo, que consiguen los alumnos, «es muy alto». Eso, y que convivir con compañeros de más de 20 nacionalidades es una ventaja. Todo, para combatir los años de descenso de matrícula, que ha hecho que para los pequeños de primero y segundo de Infantil exista un aula mixta y que este año solo haya entrado media docena de escolares nuevos.

En la primera planta de Los Campos hay un gran mapa del mundo. Sobre él, las banderas de los países de los que proceden sus alumnos. Un vistazo rápido sirve para hacerse una idea de la diversidad. Los últimos en incorporarse a esta internacional familia han sido varios estudiantes venezolanos. Es algo de lo que en el colegio se sienten tan orgullosos que incluso el himno escolar hace referencia a ello, al continuo deseo de «integración». Hasta ahora, aseguran, la mezcla ha funcionado bien y «no hemos tenido ni un solo problema».

Bilingüe y con mediadores

Sus clases de Sociales o de Geografía son mucho más entretenidas, aseguran, porque muchos alumnos tienen referencias directas de lo que el profesor está explicando. Desde luego, no muchos escolares tienen la oportunidad de escuchar cómo un compañero llegó de China caminando. Dos años de viaje y de experiencias llevadas al aula con la absoluta normalidad que los niños le otorgan a casi todo. «Tratamos de desarrollar la potencialidad que todo ello supone y aprovechar la multiculturalidad». El lenguaje, las expresiones sociales, la cultura... Todo suma y todo enriquece, defienden una y otra vez desde el equipo directivo.

Las banderas que hacen de Los Campos un colegio «vivo»

Todos los cursos de Los Campos están ya inmersos en el programa bilingüe. Estudian inglés desde primero de Infantil y en Primaria cursan también en dicha lengua la asignatura de Science. Pero el centro ofrece un programa de atención a la diversidad y gracias a sus medios y disponibilidad horaria ofrece la adaptación necesaria a los alumnos que lo necesitan. En cualquier caso, la comprensión oral del inglés para todos es muy buena, defienden los profesores.

En 2011, además, el colegio dio un paso más en la mejora de la convivencia. Se trata del programa de mediadores de patio. Nada menos que 27 alumnos de quinto y sexto de Primaria están implicados, de forma voluntaria, en la iniciativa, por la cual hay siempre un equipo de mediadores 'trabajando' tanto en el patio de los pequeños como en el de los mayores y debidamente identificados con sus petos de colores. Reciben formación sobre el tema y saben cómo intervenir en un conflicto entre dos compañeros. También saben cuándo su intervención no es suficiente y deben avisar a un profesor. En el colegio están «encantados con el resultado» de este programa.

No faltan en Los Campos las celebraciones del magüestu, el festival de Navidad, el Día de la Paz, el Día del Libro (con concurso de ortografía incluido), las salidas programadas junto a la Fundación Municipal de Cultura, los mercadillos solidarios... Y para rematar, su 'talent show', un 'Tú sí que vales' escolar de gran éxito. Como ellos dicen, un «colegio vivo» y multicultural.