El Comercio

Desnudos en defensa de Mercazoco

Desnudos en defensa de Mercazoco
  • Expositores del mercadillo lanzan una campaña para hacer frente a las críticas

«Basta ya de buscar culpables donde solo hay trabajadores». Con estas palabras y una llamativa campaña fotográfica, un grupo de expositores que concurren habitualmente a las diferentes ediciones de Mercazoco quiso mostrar su apoyo a los organizadores del market tras «unos meses muy duros. No queremos que se juegue con nuestro futuro, con el de todos los que formamos algo tan bonito». Así, los pequeños empresarios salieron al paso de «las duras y feas críticas que se vertieron en los últimos meses contra Mercazoco» después de que el pasado agosto se abriese una brecha entre los comerciantes de la ciudad y organizadores y participantes de mercadillos.

Las imágenes, en las que aparecen expositores y colaboradores de Mercazoco -Melissa Noriega, Soraya Rodríguez, Noelia Duarte e Iván Arboleya- y la propia organizadora, Raquel Baragaño, totalmente desnudos tras un cartel en que se puede leer «#yosoymercazoco», fueron publicadas en la página web de la entidad ayer por la noche y llegarán tambien a las redes sociales a lo largo de la mañana de hoy. «Esto es solo una pequeña muestra de lo que queda por venir. Seguiremos publicando nuevas fotos y habrá verdaderas sorpresas», aseveró Baragaño, quien se mostró sumamente agradecida por el «cariño y calor recibidos. En mi foto aparezco con la boca tapada porque en esta ocasión son los expositores quienes quieren hablar con sus cuerpos, yo no tengo nada que decir», explicó.

«En estas fotos mostramos nuestros cuerpos, nuestra alma y nuestro trabajo. Cada uno posa con elementos que identifica su profesión, la cual queremos defender por encima de todo además de reivindicar nuestro derecho a tener un espacio donde poder crecer, crear sinergias y realizar eventos de calidad y para todos los públicos. Y queremos hacerlo sin miedo, sin coacciones, sin ser señalados porque parece ser que molestamos a un colectivo arcaico, retrógrado y corto de miras que parece no querer ver lo que todos ya disfrutamos: el crecimiento, la divulgación del trabajo bien hecho y del esfuerzo de cientos de personas que lo único que buscan es dar salida de una forma innovadora a su negocio, a su idea en crecimiento, a su proyecto en creación, a sus obras de arte o a su armario», señalaron los expositores retratados por Lorena Alal. «No queremos luchas absurdas entre asociaciones, colectivos y demás entes, tanto públicos, como privados. Lo único que pretendemos es trabajar en armonía, ofrecer un servicio de calidad», apostillaron.

Todo comenzó en agosto, cuando la Fundación Bancaria Caja de Ahorros de Asturias (Cajastur) canceló el Sweet Mercazoco que se iba a celebrar en la Colegiata de San Juan Bautista tras la polémica generada por los usos que se estaban dando a la misma y al Palacio de Revillagigedo a raíz de unas declaraciones del conde de Revilagigedo, Álvaro Armada y Barcáiztegui, a este periódico. La controversia fue creciendo hasta el punto de que la Unión de Comerciantes de Gijón y Carreño pidió un acuerdo para regular este tipo de eventos en la ciudad y tanto el Ayuntamiento como el Principado se vieron obligados a pronunciarse al respecto.

Todas las imágenes que se publiquen dentro de la campaña de apoyo al Mercazoco serán expuestas en diciembre, en el marco del cuarto aniversario del mercadillo, el 10 y 11 de diciembre en el recinto ferial.

Temas