El Comercio

El Principado incluye un nuevo nivel de aviso para atajar la contaminación

  • Medio Ambiente explica que la fase de 'prevención' precederá a las ya existentes y se activará ante valores altos y continuados de partículas

El Gobierno del Principado está revisando los protocolos a seguir y los planes para velar por la calidad del aire en la aglomeración en Gijón y, también, en la comarca de Avilés. Y la consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente avanzaba ayer que esa modificación incluirá la puesta en marcha de un nuevo nivel, denominado de prevención, que se unirá a los ya existentes de aviso, prealerta y alerta e irá por delante de todos ellos.

Esta nueva escala en el protocolo a seguir en caso de emergencia se activará, detalló Belén Fernández, para tratar de evitar que haya que establecer los otros niveles. Es decir, indicó, para tener claro qué hacer ante fenómenos de inversión térmica y valores diarios, altos y continuados de partículas.

En ese caso, indicó, se exigirá la adopción de medidas para intentar que no se rebasen los límites que obligarían a activar la prealerta o que, de superarse esos parámetros al menos resulte menor que la que tendría lugar en ausencia de medidas. La consejera realizaba este anuncio durante una comisión en la Junta General del Principado a petición de Izquierda Unida. Una comisión en la que los grupos de la oposición coincidieron en reclamar a Belén Fernández avances en la prevención y control para la mejora de la calidad del aire más allá de limitarse a cumplir con la legislación. «Solo faltaba que no se cumpliera la ley», dijeron en varias ocasiones los portavoces de Ciudadanos, Foro y PP.

El diputado de IU Ovidio Zapico, por su parte, propuso un plan especial de transporte público ante situaciones sobrevenidas, además de impulsar la red de cercanías y el fomento de la bicicleta en las ciudades.

«Firmeza» ante las baterías

Asimismo, indicó que espera que la consejería cumpla los plazos y presente antes de fin de año un protocolo para mitigar los efectos de la contaminación de inmersión térmica para evitar llegar a niveles de prealerta. Además, Héctor Piernavieja, de Podemos, le reclamó «firmeza» en el estudio de impacto ambiental de las nuevas baterías de ArcelorMittal en Gijón, así como reforzar los equipos de control y las inspecciones. «El triángulo Oviedo-Gijón-Avilés sufre la poca determinación del Gobierno para atajar esta situación», lamentó Luis Venta, del PP.

Belén Fernández, durante su comparecencia, defendió que se ha producido una «mejora incuestionable» en la calidad del aire en los últimos años y apuntó que otras comunidades autónomas «no cuentan con los instrumentos» de medición que hay en Asturias.

La consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente sacó a licitación en febrero de este año con un presupuesto de 66.550 euros la revisión de los planes de calidad del aire de Gijón y la zona central de Asturias, que incluye Avilés, que habían sido aprobados el anterior verano. Gijón cumplió en 2015 por segundo año consecutivo la legislación sobre calidad del aire para los distintos contaminantes, incluidas las PM10.