El Comercio

«Es difícil, pero voy a hacer todo lo que pueda para estudiar Medicina»

Los doce estudiantes becados, junto a Cecilia y Ramón Alvargonzález y Sergio Álvarez.
Los doce estudiantes becados, junto a Cecilia y Ramón Alvargonzález y Sergio Álvarez. / JOAQUÍN PAÑEDA
  • Doce jóvenes playos reciben con entusiasmo las becas de 500 euros concedidas por la Fundación Alvargonzález, que cumplen 22 años

Son algunos de los jóvenes más brillantes del barrio alto y ayer recibieron un reconocimiento a su esfuerzo que les ayudará a seguir adelante con sus estudios. Doce vecinos de Cimavilla de entre 6 y 17 años recibieron ayer por la tarde, en la Casa del Chino, otras tantos cheques por valor de 500 euros cada uno. Se trata de una nueva edición, y ya van veintidós, de las becas de estudios que cada año ofrece la Fundación Alvargonzález para los escolares del barrio de pescadores.

«La entrega de estas becas es una de las citas más importantes para nosotros, pues con ellas pretendemos estimular a los vecinos más jóvenes del barrio para que estudien. Al fin y al cabo, ellos son el futuro de Cimavilla y también de la ciudad», señaló el director de la fundación, Ramón Alvargonzález. Los 500 euros que recibió cada estudiante servirán, agregó, «para animarles a superarse a sí mismos y alcanzar, día a día, niveles más altos de conocimiento». El presidente de la asociación de vecinos Gigia, de Cimavilla, Sergio González, por su parte, aprovechó el momento para manifestar el «orgullo» que el barrio alto siente por sus residentes más jóvenes.

Tras las palabras de introducción llegó el momento que todos estaban esperando y, uno a uno, los doce jóvenes fueron siendo llamados para recibir, ante el regocijo de amigos y familiares, las becas. A continuación, los becarios más pequeños disfrutaron de un pincheo, mientras los mayores charlaban animadamente con los representantes de la fundación y la entidad vecinal. Así, Paula Garrote Fernández, la mayor de todos los becados a sus 17 años, explicó a la subdirectora de la fundación, Cecilia Alvargonzález, lo mucho que se está esforzando este último año de Bachillerato en el centro San Eutiquio-La Salle para obtener una buena nota de cara a entrar el curso que viene en la carrera de Medicina. «Es difícil, pero voy a hacer todo lo que pueda y ayudas como ésta vienen muy bien», señaló.

También Eva Acebal Gómez, de 16 años y alumna del instituto Jovellanos, quiere estudiar Medicina, aunque la Psicología le llama mucho la atención. «No es la primera vez que recibo esta beca y en casa están muy agradecidos», explicó. Lo mismo sucede en el caso de David Lafuente Suárez, quien estudia 1º de Bachillerato en el San Eutiquio-La Salle. Ante las preguntas del director de la fundación acerca del discurrir del actual curso, se mostró muy seguro de sí mismo. Lo que no tiene tan claro, reconoció, es lo que estudiará cuando termine el instituto. «Algo tecnológico. Seguro», aseveró.

Los otros becados fueron David Serigne Lo Fernández, Natan Barajas Duarte, Mael Dos Santos Muñoz, Andrea Chao Freitas y Marina García Fernández, de Primaria, y Daniel Ondo García, Uma Jade García Huch, Olaya González García e Inés de la Piedra Sariego, de Secundaria.