El Comercio

Vista del entorno de Peñarrubia, donde arranca el emisario.
Vista del entorno de Peñarrubia, donde arranca el emisario. / D. ARIENZA

Bruselas propone sancionar a España por los vertidos de aguas residuales sin depurar en Gijón

  • Pide al Tribunal de Justicia de la UE que imponga una multa de 46,5 millones por la falta de tratamiento en 17 municipios

La Comisión Europea anunció ayer que pedirá al Tribunal de Justicia de la Unión Europea que sancione a España por incumplir las normas comunitarias en materia de recogida y tratamiento de aguas residuales en 17 núcleos urbanos. 17 poblaciones entre las que se encuentra la zona Este de Gijón por los vertidos sin tratar de 90.000 personas que se evacúan a diario al mar por el emisario de Peñarrubia.

La Comisión solicita al tribunal con sede en Luxemburgo que imponga con fecha actual una multa a tanto alzado de por un importe de 46,5 millones de euros. Bruselas propone también una multa diaria de 171.217 euros si no se logra el pleno cumplimiento en la fecha de en el que el alto tribunal europeo dicte su segunda resolución.

Las sanciones propuestas tendrían en cuenta «la duración de la infracción, su gravedad y el tamaño del estado miembro», si bien la decisión definitiva sobre las mismas corresponde al Tribunal de Justicia de la UE, precisó ayer en un comunicado la Comisión.

Bruselas adopta esta decisión remontándose a una sentencia de abril de 2011 del Tribunal de Justicia de la UE que dictaminó que las autoridades españolas estaban infringiendo la legislación comunitaria por la deficiente depuración de las aguas residuales urbanas vertidas por 37 aglomeraciones (ciudades y urbanizaciones). La petición de multa se justifica en que, cinco años más tarde, la cuestión sigue sin encontrar solución en 17 de las 37 aglomeraciones cubiertas por aquella sentencia en Asturias, Galicia, Andalucía, Comunidad Valenciana y Canarias. En el caso de Gijón hay una depuradora de última generación, construida con fondos europeos en El Pisón, que se encuentra paralizada por la Audiencia Nacional en ejecución de una sentencia firme ganada por los vecinos colindantes.

Riesgo para la salud pública

El Ejecutivo comunitario remarca que las aguas residuales no tratadas como las que se expulsan actualmente al Cantábrico por el emisario submarino de Peñarrubia pueden quedar contaminadas por bacterias y virus nocivos y representar, por tanto, un riesgo para la salud pública. También señala que estos efluentes contienen nutrientes, como nitrógeno y fósforo, capaces de dañar las aguas dulces y el medio marino, al favorecer la proliferación excesiva de algas que asfixian otras formas de vida (eutrofización).

La Comisión Europea considera necesario el reenvío del caso al tribunal comunitario «dado el deficiente progreso registrado hasta la fecha» en materia de depuración en Matalascañas, Alhaurín el Grande, Isla Cristina, Tarifa, Coín, Estepona-San Pedro de Alcántara, Nerja, Barbate, Gijón Este, Santiago de Compostela, Aguiño-Carreira-Ribeira, Vigo, Benicarló, Peñíscola, Teulada-Moraira, Valle Guerra noreste y Valle de Güímar.

Carta sin respuesta

La alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, y la consejera de Infraestructuras, Belén Fernández, esperan desde septiembre una respuesta a la carta remitida a la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, para entrevistarse personalmente con ella y acordar soluciones, aunque sean de carácter paliativo, a los vertidos de la zona Este. Hasta ahora el Gobierno central se ha mostrado muy poco receptivo a la propuesta conjunta de las administraciones local y regional para recuperar los filtros de desarenado y desengrasado en la 'Plantona'.

David Alonso, concejal de Xixón Sí Puede, aseguró ayer que este procedimiento sancionador que ahora se conoce es el mismo sobre el que advirtió en septiembre tras participar en la última comisión técnica sobre la depuradora del Este celebrada en la sede ovetense de la Confederación Hidrográfica. Alonso viajará el día 29 a Bruselas para recabar información sobre este expediente.