El Comercio

Moriyón cree que era previsible la multa de Bruselas por los vertidos de aguas residuales

Vista del entorno de Peñarrubia, donde arranca el emisario.
Vista del entorno de Peñarrubia, donde arranca el emisario. / Arienza
  • «Estaba cantado que podría pasar», ha asegurado

La alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, ha afirmado hoy que la propuesta de la Comisión Europea de multar a España por su "deficiente" recogida y tratamiento de las aguas residuales en diecisiete núcleos urbanos, entre ellos la zona de Gijón-Este, era "previsible".

"Estaba cantado que podría pasar", ha asegurado a preguntas de los periodistas durante su visita a la nuevas instalaciones que dispone el Comité Anti-Sida en la ciudad.

Moriyón se ha preguntado si "a alguien coge de sorpresa" este anuncio Bruselas por el incumplimiento de las normas comunitarias en materia de recogida y tratamiento de aguas residuales en Gijón, al mismo tiempo ha advertido de que esta sanción podría repercutir en los fondos y ayudas europeas que recibe el municipio.

En este punto, ha regidora ha comentado que, ante todos los obstáculos que tiene que hacer frente la ciudad en materia de infraestructuras, es de "responsabilidad" sacar adelante los presupuestos de 2017.

"Tengamos nuestras cuestiones en orden que ya bastante pelea nos espera", ha apuntado antes de señalar que el equipo de gobierno trabaja "con mucha ilusión y empeño" para alcanzar un consenso con los grupos, a los que ha agradecido "mayoritariamente" su disposición.

Según ha comentado, todas las propuestas que están realizando pueden ser "interesantísimas y necesarias", aunque no tengan cabida en las cuentas del próximo año por falta de recursos.

Moriyón, que ha negado "pactos" encubiertos con ninguna formación política, ha instado a la oposición a "tirar" por Gijón.

Respecto a la compra de los terrenos de Naval Gijón, ha afirmado que en estos momentos es inviable "porque el dinero no da" y hay otras prioridades encima de la mesa, si bien ha incidido en que el equipo de gobierno "no está cerrado" a explorar esa posibilidad en un futuro.

Así lo ha dicho antes de realizar una visita tras la ampliación de la sede del Comité Anti-Sida en Gijón, que desde mediados del mes de septiembre ha puesto en marcha el programa de pruebas rápidas del VIH.