El Comercio

El gobierno local confía en mantener en el PGO la versión rebajada del plan de Cabueñes

  • Juzga irrenunciable el vial diseñado como un bulevar verde para soportar la ampliación hospitalaria, pese al rechazo vecinal

El gobierno local confía en mantener en el Plan General, tras la aprobación del informe de alegaciones, la última versión del urbanizable de Cabueñes. Un desarrollo urbanístico que sigue siendo contestado por los vecinos del entorno pese a que ha perdido todo el aprovechamiento residencial colectivo -los bloques de pisos que levantaban en la zona un muro edificatorio- y que ahora solo se permite construir 85 viviendas de tipología unifamiliar de baja densidad (bajo más dos y 12,60 metros de altura máxima). En este punto hay que recordar que los dos últimos planes generales anulados por los tribunales preveían para esta misma operación la construcción de casi 600 viviendas agrupadas en bloques de pisos.

El mantenimiento de esta operación residencial se defiende para no perjudicar derechos urbanísticos en la zona, pero también porque se considera que la nueva propuesta frena los intereses especulativos, pues en la ficha del urbanizable se fija una edificabilidad que está por debajo de lo que marca la normativa regional para los núcleos rurales.

Este desarrollo urbanístico es también irrenunciable para el gobierno de Carmen Moriyón por la infraestructura viaria que tiene vinculada. Una infraestructura que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) de 2014 define como sistema general de las comunicaciones del municipio y que traza una conexión directa entre la zona del hospital y el Parque Científico-Tecnológico con el enlace de la autovía A-8 en Deva. El diseño de este vial se ha suavizado de forma significativa con la aportación de Javier Domingo, jefe de los servicios técnicos de Urbanismo. En la ficha urbanística ahora se dibujan dos carriles irregulares separados entre sí por una zona verde lineal a modo de bulevar rural.

El gobierno local, en sus negociaciones con los grupos, reiterará que este nuevo vial es indispensable como alternativa a la actual carretera de Villaviciosa, porque en el horizonte temporal de vigencia del PGO (hasta 2028) se prevé la ampliación de equipamientos de la zona como el Hospital de Cabueñes o el Parque Científico.

En contra de la inclusión de este plan residencial hay varias alegaciones particulares y colectivas entre las que figuran la Plataforma contra el Muro de Cabueñes (SOS Cabueñes), su presidente Francisco Díaz Cadórniga, la Asociación de Vecinos Fontevilla (una de las dos que hay en la parroquia) y organizaciones como Equo.

Los alegantes critican que las previsiones del documento de aprobación inicial del PGO para esa zona plantea una alteración «irreversible» del carácter de esa zona, al ampliar el ámbito de actuación, aunque segregado en varios desarrollos.

Otras 221 viviendas al norte

Se refieren a la operación urbanística que posibilitará la ampliación del Hospital de Cabueñes, que recoge también un plan residencial para desarrollar 221 viviendas en dos ámbitos que se generarán al norte del complejo sanitario. En la zona que va a ser objeto de transformación urbanística se incluyen suelos de cuatro grupos de particulares entre los que se encuentran familias ilustres como los Lantero y los Linares aunque el propietario mayoritario, con casi 90.000 metros cuadrados, es la promotora Residencial Vegasol.

Los vecinos proponen un esquema territorial alternativo que consiste en un gran itinerario peatonal y ciclista. Una alternativa a la que la alcaldesa se ha referido en alguna ocasión diciendo que a SOS Cabueñes «no les vale otra cosa distinta que tener delante de sus casas praos y vaquinas paciendo».

Los seis grupos de la Corporación deberán tomar una decisión al respecto durante las próximas semanas, pero a priori parece que el polémico urbanizable de la zona rural pasará la criba de las alegaciones junto con los de Peñafrancia (68 viviendas) e Infanzón (370 ó 414 en función de lo que se decida con la finca Bauer).

El concejal de Desarrollo Urbanístico, Fernando Couto, considera que el mayor logro de esta revisión del PGO es la pacificación de la zona rural y el cambio de modelo urbanístico que ha suprimido 7.000 viviendas que pretendían hacer los socialistas en los núcleos rurales para recalificarlos como suelo urbano en terrenos de Castiello, Granda, Cabueñes y Porceyo. En opinión de Couto, el PSOE, único grupo que votó no a la aprobación inicial, se queda sin argumentos de peso tras haber defendido la retramitación del último Plan anulado. Sobre todo, porque ahora las directrices del Área Metropolitana de Asturias del Gobierno regional de su mismo partido prohíbe desarrollar nuevos urbanizables durante 20 años.

El equipo redactor ha analizado alegaciones de particulares que estaban disconformes con su inclusión en núcleos rurales.