El Comercio

Fallece un motorista en la 'Y' tras homenajear a las víctimas de tráfico

vídeo

Compañeros de club de Asturfénix, ayer, en la sede de La Calzada. / Jorge Peteiro

  • José Julio Heres, del club Asturfénix, se salió de la vía al regreso de una concentración en Oviedo y su mujer resultó herida en el accidente

El motorista gijonés José Julio Heres Menéndez, de 65 años, falleció ayer al salirse de la vía en la autopista 'Y' cuando regresaba de participar en una concentración en Oviedo en recuerdo de las víctimas de los accidentes de tráfico. Conocido con el mote de 'Chinorris', el fallecido era uno de los socios más destacados del club motero Asturfénix y viajaba con su mujer, María Luis Solar, que resultó herida en el siniestro.

La fatal salida de vía se produjo por causas que se desconocen sobre las dos de la tarde en la A-66, a la altura del kilómetro 12.400 en sentido Gijón, un poco antes de llegar a los enlaces de la autopista 'Y'. Compañeros de Asturfénix que circulaban con sus motos por detrás de la pareja accidentada fueron los primeros en llegar al lugar del siniestro y encontrarse la moto que conducía la víctima, una Honda Goldwing con matrícula 7918 HCR estrenada hace un año, tirada en el suelo.

El motorista gijonés perdió la vida en el acto al chocar contra el quitamiedos de la autopista. Su mujer tuvo mejor suerte y está fuera de peligro. Se rompió un brazo y además se dañó una muñeca y las costillas, lesiones de las que fue atendida en el Hospital de Cabueñes.

El matrimonio volvía a Gijón para participar en la comida que cada tercer domingo de mes se celebra en el bar que tiene la sede de Asturfénix, en el número 14 de la avenida Príncipe de Asturias. Por ese motivo José Julio y su mujer Marisa fueron los primeros en marcharse de la concentración que desde hace cinco años organiza en Oviedo la Fundación Avata de Ayuda al Accidentado con motivo del Día Mundial de las Víctimas de Accidentes de Tráfico.

Gemma Rodríguez, delegada en Asturias de Avata, explica que el fallecido no se perdía esta cita desde sus inicios y estuvo ayer en primera fila con otros moteros de toda Asturias durante el reivindicativo acto celebrado en la plaza de la Escandalera. Un acto en el que se guardó un minuto de silencio, tuvo lugar una suelta de globos y se compartieron experiencias de duelo de algunas víctimas. Rodríguez recuerda con un nudo en la garganta que durante el homenaje a quienes perdieron la vida sobre el asfalto ofreció a los presentes el dato actualizado de los 22 fallecidos registrados en las carreteras asturianas en lo que va de año.

23 muertes, más que en 2015

Esta estadística engordó trágicamente hasta los 23 tras el accidente mortal del gijonés en la 'Y'. De hecho, ya se han superado de forma holgada las cifras de todo 2015 tanto en número de víctimas mortales como en número de siniestros viales.

Se da la circunstancia de que José Julio Heres escuchó, poco antes de subirse a su Honda Goldwing para el viaje de vuelta a Gijón, el testimonio doliente de un miembro del motoclub Asturguardianes que recientemente perdió a un compañero en León y los consejos para superar las secuelas físicas y mentales de María Manzaneque, representante asturiana del colectivo de amputados Andade.

Jubilado de ArcelorMittal, el fallecido era oriundo de Cimavilla, aunque vivía con su pareja Marisa, apodada 'La Máquina', y sus dos hijos en el Polígono de Pumarín. Las motos eran su gran pasión, aunque sus compañeros de club motero de La Calzada destacan del fallecido que «era muy prudente y controlaba mucho». «Después de quemar mucho asfalto con una Pan European, estaba como loco desde hace año con la adquisición de su Honda Goldwing», afirmaban desolados.